Miguel Carrero: “El Acto Médico es la más intensa manifestación de empatía solidaria”

Desde el momento en que se puso en marcha el plan Impulso Vinteún de dinamización de las actividades y proyectos de Asomega estaba claro que el Grupo PSN iba a destacarse pronto como uno de los baluartes del mismo. No en vano, la mutualidad que preside desde 1998 Miguel Carrero se ha implicado en todas las propuestas que le ha planteado la asociación. Cabe recordar, por ejemplo, el ciclo de conferencias “Medicina y Humanidades“, la edición de “Memorias de la Covid-19“, proyecto también auspiciado por Asomega, o el I Encontro Mundial de Médicos Galegos, en el que PSN desempeñó un papel crucial.

Miguel Carrero es sin duda uno de los socios de Asomega que con más entusiasmo respalda las actividades de la entidad, la acompaña en su crecimiento y celebra sus propuestas. En esta entrevista enfatiza el nexo que relaciona a ambas instituciones y que las sitúa en la misma frecuencia de onda para entender y explicar una de las aportaciones principales de ambas a la sociedad: la humanización.

Miguel Carrero, presidente de PSN

Miguel Carrero, presidente de PSN

PSN lleva tiempo colaborando de forma intensa con Asomega, a la que ha apoyado en su ciclo de conferencias o en el I Encontro Mundial de Médicos Galegos, por ejemplo. ¿Es, por tanto, una evolución natural convertirse ahora en benefactor de la entidad?
Permítame una respuesta muy gallega: ¿PSN benefactora o beneficiaria? Sin duda, ambas. ASOMEGA siempre ha despertado mi atención, simpatía y agradecimiento por su raíz de profundo sentimiento humanístico y solidario que no puede dejar indiferente a quien se identifica con esta forma de pensar y de sentir. ASOMEGA comparte y se identifica con Previsión Sanitaria Nacional en valores y principios. Creo sinceramente que una estrecha colaboración beneficia y fortalece a ambas instituciones, o lo que es mas importante, refuerza nuestra aportación a la sociedad para hacer un mundo más leal, más justo y más solidario, en definitiva, más humano.

PSN tiene una larga historia y una conocida tradición de apoyar iniciativas de toda índole. ¿Qué ve en el proyecto de Asomega para decidirse a recorrer juntos el camino?
Un profundo sentimiento de galleguidad, de agradecimiento a haber nacido y tenido la suerte de poder impregnarse del profundo sentimiento humano que caracteriza a la “Escuela Médica Compostelana”, a la que nuestros queridos paisanos llamaban “A FONTE LIMPA”. Es razón más que suficiente para recordar y perpetuar sentimientos tan especiales de auténtico reconocimiento y empatía popular con sus muy queridos doctores.

Hoy, en un mundo hedonista, materialista y excesivamente pragmático se hace necesario dar pinceladas de sentimientos y valores que contemplen la asistencia sanitaria como un verdadero acto de sublime humanidad. El Acto Médico es, sin duda, la más intensa manifestación de empatía solidaria, fruto de nuestra propia naturaleza humana. ASOMEGA y PSN comparten y practican el fortalecimiento de la presencia y de la primacía de la consideración humana.

PSN ha propuesto a Asomega la organización del premio “A fonte limpa”. ¿Cuál es su motivación?
La pincelada que damos juntos ASOMEGA y PSN con la creación del premio “A FONTE LIMPA” está destinada a reconocer un valor esencial e imprescindible en la asistencia sanitaria: LA HUMANIZACIÓN. El profundo sentimiento humano ha sida tal vez el primer eslabón que ha caracterizado a la Escuela Médica Compostelana en total dependencia y relación con el espíritu y la cultura milenarios del CAMINO DE SANTIAGO.

La defensa de la humanización de la asistencia sanitaria es una de las señas de identidad de Asomega. Como mutua aseguradora, ¿qué puede aportar PSN en este sentido?
Formación, divulgación, humanización es y ha sido esencia en PSN en los últimos 90 años, es y seguirá siendo en los próximos 90, 90 y 90…

La ayuda de PSN al proyecto de Asomega permitirá a ésta desplegar más actividades de formación, divulgación, humanización, etc. ¿Cree suficiente el grado de implicación de las empresas del sector sanitario en la promoción de este tipo de iniciativas?
El grado de implicación de las empresas del sector sanitario siempre es suficiente y motivo de agradecimiento en la medida que es un acto de solidaridad. La solidaridad no se puede medir a través de grados materiales, nace de un noble sentimiento del alma y, como tal, es sublime. De la misma manera que no se puede entender la hoy tan extendida solidaridad obligada, solidaridad por decreto, burda suplantación de un noble y humano sentimiento, imposible de reproducir en corsés normativos que no sean otra cosa que el fruto de actos de autoritarismo, de dominio, con desprecio a la verdadera esencia y dimensión humana.

¿Cómo valora el proyecto Asomega Axuda, al que está previsto dedicar el 7% de los fondos que obtenga la asociación a través de sus benefactores?
La solidaridad nace en lo mas profundo y esencial de nuestra alma. Es un insustituible patrimonio de nuestra naturaleza humana, en ello radica la belleza de la solidaridad.

García Feijóo: “El paciente es la razón de ser por la que hemos hecho esta carrera”

Julián García Feijóo, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, catedrático de Oftalmología de la UCM y vicesecretario de la Asociación de Médicos Gallegos (Asomega) ha sido entrevistado por Alipio Gutiérrez en el programa Fórmula Salud de Onda Madrid.

En el transcurso de la entrevista, en la que ha repasado algunas de las cuestiones clave y últimos avances de su especialidad, ha señalado que el miedo a acudir a un hospital ha llegado a producir pérdidas de visión irreparables en el caso de los pacientes con patologías previas o no detectadas que no han podido visitar a los especialistas. Así ocurre, por ejemplo, con la Degeneración Macular Asociada a la Edad, DMAE, para la que sí hay solución en un 5-10% de las formas leves.

También ha asegurado que, a causa de la pandemia, “un 20-30% de los pacientes han podido sufrir retraso en diagnósticos y tratamientos”, y ha alertado sobre la banalización de la cirugría refractiva.

El último bloque de la conversación ha girado en torno a Asomega, entidad a la que, como decía el presentador, “no le quedaba más remedio que pertenecer” dado que su padre, el también oftalmólogo Julián García Sánchez fue uno de los socios fundadores y él mismo nació en Santiago.

De la labor de la asociación, García Feijóo ha destacado que hay que poner el foco en “llegar a la sociedad, comunicar, porque lo importante es empoderar al paciente, que sea partícipe de sus decisiones, tener información no sesgada de los profesionales”.

Otra cuestión clave, en su opinión, es la formación de los profesionales, y ha resaltado los proyectos de becas de Asomega. El tercer aspecto que ha querido poner en valor son las acciones destinadas a potenciar la presencia de mujeres, con especial mención a Asomega Muller: “Es una responsabilidad que debemos compartir porque se trata de justicia, no de cuota. Hay mujeres a las que se ha quitado protagonismo de mala manera. Lo primero es reconocerlo y hemos de evitar que eso suceda a partir de ahora”.

Y por último, el reivindicar el trato humano: “Somos médicos, y la diferencia entre un algoritmo y ser médico todavía se valora por la sociedad. Nuestros esfuerzos han de ser por comunicar y empatizar con el paciente y huir del trato paternalista. El paciente debería ser la razón de ser por la que hemos hecho una carrera”. En su opinión, el médico ha de procurar “que tenga acceso a la mejor sanidad posible pero que tenga el control de sus decisiones. Eso no es una pérdida para el médico, decisiones compartidas y bien informadas son positivas para todos”.

Parte final de la entrevista con Alipio Gutiérrez en la que Julián García Feijóo hace referencia a Asomega;

“Academia Asomega dará más presencia a la asociación dentro y fuera de Galicia”

Potenciar Asomega en Galicia, definir sus relaciones con otras instituciones gallegas, actuar como comité científico, asesorar a la Junta Directiva y al presidente. En cuatro pinceladas, estos son los fines inmediatos para los que nace Academia Asomega, uno de los proyectos más ambiciosos y con mayor contenido estratégico de la entidad. Su alcance obliga a que quien tome las riendas sea un profesional gallego de primer orden, de prestigio más que reconocido y con solvencia científica e institucional. La persona elegida por la Junta Directiva para hacerse cargo de ello es Rafael López, que ha aceptado el reto ilusionado por que Asomega se convierta en palanca para el diálogo, la comunicación entre médicos gallegos de todo el mundo y el intercambio de conocimiento

Jefe del Servicio de Oncología Médica del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, Rafael López dirige además el Grupo de Oncología Médica Traslacional de Oncomet, y es socio fundador de la empresa Nasasbiotech. Sus intereses de investigación se centran en la biopsia líquida y el estudio de las células tumorales circulantes (CTC), así como en la implementación de tecnologías punta en diagnósticos clínicos como CellSearch (Veridex) y BEAMing (Sysmex).

En esta entrevista Rafael López nos esboza las líneas maestras de lo que empieza a ser ya una realidad: Academia Asomega.

Rafael López participó en el acto de conmemoración del 25º aniversario de Asomega

Rafael López participó en el acto de conmemoración del 25º aniversario de Asomega

¿Cómo definiría el propósito de Academia Asomega?
La Academia Asomega fue una decisión estratégica de la Junta Directiva y del presidente de Asomega, que se marcó unos objetivos dentro de un plan de renovación y actualización de toda la asociación.

¿Por qué se decidió a aceptar el ofrecimiento de Julio Ancochea y de la Junta Directiva de Asomega para hacerse cargo del proyecto?
Primero porque Julio es muy persuasivo. Aparte, siempre me sonó bien, vi con buenos ojos una asociación de médicos gallegos. Porque primero soy médico y me gusta como médico gallego poner en valor todas las cosas importantes de la medicina gallega interior y exterior, es decir, los médicos que estamos aquí y los médicos que están fuera.

¿Que va a aportar la Academia Asomega para hacer más atractiva la oferta de la asociación a los médicos gallegos?
Una de las de misiones de la Academia es fortalecer Asomega dentro de Galicia y entre los médicos. Las líneas estratégicas que yo intuyo, porque primero hay que constituir la Academia y establecer esos principios, pasan por tener una comunicación fluida con otros colegas, lo que nos va a enriquecer mucho. Si además somos colegas gallegos y ellos están en otros hospitales, otros centros de salud, otros sistemas, seguro que podemos sacarle mucho partido. Al final el objetivo es que los gallegos, así como todo el mundo, tengamos la mejor sanidad posible.

Todas las iniciativas que sean para el diálogo y para compartir conocimiento bienvenidas sean: sociedades médicas, academias científicas, etc.
Evidentemente. En un proceso de comunicación hay una parte de comunicación formal y otra no tan estructurada de la que se saca mucha información y que es muy enriquecedora. Puedo llamar a un colega y preguntarle cómo hacen en su hospital, o comentarle en un congreso científico. Pero con un vínculo como el que representa Asomega resultará mucho más fácil.

¿Qué objetivos se planteará la Academia a corto y medio plazo?
Primero, potenciar y promocionar Asomega en Galicia y ayudar a la Junta Directiva y al presidente en todo lo que le podamos servir, fundamentalmente como consultores. También establecer un trabajo institucional como representantes de Asomega dentro de las instituciones gallegas, del Gobierno, del Parlamento, de los colegios de médicos, de las de las Academias y otras academias de Galicia.

Los médicos tenemos muchas obligaciones y en estos tiempos se están viendo. Una de ellas es mejorar la asistencia sanitaria de nuestra población y para ello primero tenemos que tener fuerza de conocimiento y de asociación y después, la colaboración con las instituciones, tanto públicas como privadas, para conseguir los fines. Es una parte elemental de una sociedad moderna el colaborar diferentes organismos para tener un bien común. En Galicia hay muchas instituciones, como en casi todo el mundo occidental, tenemos que intentar colaborar para conseguir ese bien común que  todos deseamos.

También está previsto que actúe como comité científico externo de la entidad. ¿Sobre qué tipo de cuestiones cree que una asociación como Asomega debe debe tener una posición explícita? 
Por ejemplo, la asamblea de Asomega necesita un apoyo científico en el que participaremos sin duda y colaboraremos por el éxito de esa reunión anual, que esperemos se pueda celebrar próximamente de forma presencial. Habrá otras iniciativas que aún están por definir y otras ya conocidas como el Premio Nóvoa Santos, becas y ayudas a la investigación. Habrá un trabajo interesante de asesoramiento científico que desarrollar.

¿Cuál será la estructura y funcionamiento de la Academia?
Va a tener un número limitado de miembros, sin que haya una cuota, entre ocho y diez médicos gallegos que estemos ejerciendo en Galicia. Vamos a intentar que haya un equilibrio entre médicos con más experiencia y más jóvenes. Evidentemente en el tema del género también se va a intentar mantener un equilibrio.  La idea es ir progresivamente incorporando gente para hacer las funciones sin que haya un plazo establecido. Ir poco a poco para a la vez que nos damos a conocer, hacer un grupo. Y básicamente sus funciones son las comentadas: órgano consultivo de la Junta y del presidente de la Junta Directiva, servir de relaciones institucionales en Galicia y a veces asumir las funciones de representar a Asomega en Galicia. Nos reuniremos dos o tres veces al año o siempre que sea necesario si hay algún tema importante.

¿Qué expectativas personales tiene Rafael López ante la experiencia?
A mí me gustaría cumplir los objetivos dichos, que Asomega crezca, se modernice y tenga más presencia en Galicia sin dejar de tener presencia y fuerza fuera. Que los médicos gallegos que tenemos unos vínculos comunes tengamos una comunicación más fluida para mejorar estos aspectos.

Usted participó activamente en el I Encontro Mundial de Médicos Galegos. ¿Qué expectativas tiene de cara a la segunda edición, que se prevé celebrar en 2022?
Los objetivos del próximo encuentro deberían ser tres: fomentar la multidisciplinariedad y poner de manifiesto esta característica de la medicina moderna; atraer a los jóvenes, tenemos que ser suficientemente atractivos para que los jóvenes se den cuenta de que una asociación de médicos gallegos puede ser importante para su desarrollo personal, pero sobre todo para poner de manifiesto la calidad de la medicina gallega; y el tercer objetivo es implicar un poco más a los gallegos en el desarrollo del encuentro y que tenga una repercusión social. No es tan importante poner el último descubrimiento científico, sino poner de manifiesto a la sociedad gallega que hay unos profesionales que se siguen formando y que siguen intentando mejorar la salud de los gallegos y de los no gallegos. Esta es la ventaja del Encontro Mundial.

Tomás Cobo defiende la igualdad de todos los países en el acceso a las vacunas

“Las diferencias en el acceso a las vacunas contribuyen a mantener viva la tragedia de la desigualdad”, asegura Tomás Cobo, recién elegido presidente de la Organización Médica Colegial española (OMC), en la nueva edición de la newsletter de Red TBS “Memorias de la Covid-19. La pandemia en las Américas”, en la que colabora Asomega.

Imagen de la última entrega de "Memorias de la Covid-19. La pandemia en las Américas"

Pinche sobre la imagen para acceder al PDF con todos los artículos.

 

Tomás Cobo afirma que “el reparto equitativo es especialmente importante en el ámbito de las vacunas dado que, si se utilizan de forma correcta y equilibrada, su efecto puede ayudar a detener la fase aguda de la pandemia y, de este modo, abre la posibilidad de reconstrucción de nuestras sociedades y economías”.

El listado de colaboradores en este último número de la newsletter se completa con ilustres firmas como las de Willy Morose, coordinador nacional del Programa de Tuberculosis de Haití; Natalia Gras, médica de Familia en Entreríos (Argentina); Mark Cohen, presidente del Foro de Sociedades Respiratorias Internacionales (FIRS), de Guatemala; la corresponsal en España de la revista colombiana “Tiempo”, Juana Samper; y Joan Artur Caylà, presidente de la Fundación de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de Barcelona. 

Puede acceder a la reseña del anterior número de la newsletter en este enlace

Objetivo 2% del PIB para ciencia: Asomega se suma a la petición

El grupo de comunicación Atresmedia, con presencia en televisión, radio, internet, cine, producción audiovisual y formación, aglutina algunas de las marcas más reconocidas del panorama mediático, entre ellas Antena 3, laSexta, Onda Cero o Europa FM. Dentro de su área de Responsabilidad Corporativa y bajo el sello Compromiso Atresmedia desarrolla campañas que encuentran un importante eco en sus medios, como ‘Ponle Freno’ o ‘Levanta la cabeza’.

Asomega se suma a la campaña Objetivo 2% para ciencia de Atresmedia

Una de las más conocidas es la denominada “Objetivo 2%“. Se encuadra dentro de su iniciativa ‘Constantes y Vitales‘, concebida para potenciar la investigación médica y científica, y consiste en una recogida masiva de firmas que pide a los partidos políticos un pacto para elevar al 2% del PIB la inversión en ciencia.

La media europea de inversión en I+D se sitúa en el 2,12%, y roza el 3% en los países más desarrollados. Sin embargo, España aporta un mejorable 1,24%, lo que plantea una brecha con respecto a nuestro entorno y una desventaja en las expectativas de crecimiento en nuestro país.

Más de 900.000 firmas

La campaña “Objetivo 2%” se ha desplegado en dos fases: la primera, aún en marcha, se ha centrado en recabar apoyos de ciudadanos que se suman a la petición a título individual. De momento el número total de participantes se acerca al millón.

Posteriormente los organizadores han pedido la adhesión de entidades, empresas e instituciones que quieran dar soporte a la petición desde la óptica corporativa. Asomega se ha sumado a la iniciativa porque considera crucial a nivel social y económico respaldar toda propuesta destinada a potenciar la ciencia, reivindicar a los investigadores dotándoles de la necesaria estabilidad y facilitar las condiciones necesarias para que la calidad que ya tiene nuestra ciencia y sus profesionales alcance su máximo potencial.

Este apoyo de Asomega se alinea con acciones previas similares de la entidad de respaldo del papel de los científicos y su reivindicación como expertos en los asuntos que son de su incumbencia. 

Pacto por la Ciencia y la Innovación

En su día el grupo audiovisual presentó al ministro de Ciencia y Tecnología, Pedro Duque la propuesta y las firmas recogidas hasta la fecha.

Posteriormente, el ministro expuso en el Congreso de los Diputados un documento firmado por 72 organizaciones representativas de la ciencia, la universidad y la empresa que expone un Pacto por la Ciencia y la Innovación.

Ese pacto plantea que la “financiación pública del sistema de ciencia e innovación se incremente de forma regular hasta alcanzar el 0,75% del PIB antes de 2024 y el 1,25% en 2030”, lo que sumando la aportación del sector privado resultaría en el “2% de nuestro PIB en 2024 y en el 3% en 2030, como recientemente ha propuesto la Unión Europea”.

El documento, que aún está abierto a nuevas adhesiones, cuenta con el apoyo también de Asomega, que ha solicitado su incorporación al mismo.

Asomega respalda la iniciativa “The doctor as a humanist”

“The Doctor as a humanist” es un proyecto académico, humanístico e internacional cuyo propósito es promover las humanidades médicas entre estudiantes, médicos jóvenes y profesionales de la salud con el fin de devolver el corazón y el alma a las ciencias médicas.

La iniciativa "The doctor as a humanist", de carácter internacional, cuenta con el apoyo de Asomega

La iniciativa “The doctor as a humanist”, de carácter internacional, cuenta con el apoyo de Asomega

 

El movimiento parte de la constancia de que la educación de pregrado tiende a enfocarse a impartir conocimientos biomédicos con escasa referencia a los aspectos humanos de la medicina clínica.

Sin negar la importancia de que en la educación médica se haga hincapié en los valores profesionales, se plantea la necesidad de contribuir a los discursos de las emociones y la compasión en la atención médica, explorando formas de cultivar una visión cada vez más humanista de la profesión.

Próxima cita en Madrid

Este movimiento internacional, liderado por el miembro de Asomega Jonathan McFarland, celebró un simposio en 2019 en la Universidad de Sechénov de Moscú. Posteriormente la pandemia obligó a retrasar una nueva edición del evento en la Universidad Anáhuac México, inicialmente previsto para marzo pero que se celebró en octubre.

Ahora las esperanzas están puestas en poder sacar adelante un nuevo simposio en Madrid a finales de este año, si las circunstancias lo permiten.

Para ello se cuenta ya con el apoyo de la propia Asomega, pero también de la Universidad Autónoma de Madrid; la Cátedra Respira Vida UAM-GSK que dirige el presidente de Asomega, Julio Ancochea; la Red TBS-Stop Epidemias; la Fundación Teófilo Hernando; el Hospital de La Princesa de Madrid a través de su Servicio de Neumología; la iniciativa BeNeumo BeYou; Luzán 5; y otras entidades públicas y privadas nacionales e internacionales.

Documental sobre la pandemia

Recientemente la iniciativa ha presentado el tráiler de “After long silence. A year remembered (Covid-19)”, un documental realizado por Antoni Truyols sobre la pandemia en colaboración con la OMS.

En él se recopilan “reflexiones humanísticas sobre la Covid-19 enviadas desde todo el mundo a través del móvil”. El tráiler muestra testimonios, entre otros, del propio Jonathan McFarland desde Liverpool; de María Rosa Julià, del Hospital Son Espases de Mallorca; de la investigadora española Esther Gea de la Universidad de Oxford; o de Joan B. Soriano, consultor de la OMS para Covid-19.

Nadie se salva solo: solidaridad antes que austeridad

Memorias de la COVID-19“, iniciativa en la que colabora Asomega, alcanza su 15º número y su tercera edición dentro de la serie “La Pandemia en las Américas“. Como en anteriores entregas, se recopilan artículos de destacados observadores de la situación creada por el SARS-CoV-2 procedentes, en este caso, de España, Colombia, Argentina, Estados Unidos y Brasil.

Como es habitual, la newsletter se abre con el artículo de uno de sus editores, Mario Braier, que en esta ocasión reflexiona sobre la responsabilidad colectiva que implica la pandemia. Su punto de partida, unas palabras del Papa Francisco: “Sí; necesitamos salir de nosotros mismos porque nos necesitamos unos a otros. La pandemia nos ha hecho comprender que nadie se salva solo”.

 

“…a pesar de la necesaria defensa de nuestra individualidad como motor básico de la existencia, están los otros, ya sea nuestra familia o el prójimo y no vivimos aislados de los demás. La suma de estas dos libertades conforma el nos-otros: la sociedad plena“.

“La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Gertrud von der Leyen y el Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell, publicaron un artículo hace poco más de un mes en el que afirmaban que la responsabilidad de la Unión Europea “no termina en las fronteras de Europa, ni aun cuando se haya vacunado a la mayoría de adultos europeos. La Comisión ha organizado dos reuniones de donantes en las que se recaudaron más de 16000 millones de euros, y ha contribuido a crear el mecanismo COVAX para garantizar que los países de renta alta inviertan en el suministro de vacunas para los países con renta baja y media”.

“El gran acierto de muchos dirigentes mundiales pasa hoy por haber optado por la solidaridad y no por la austeridad como en la crisis económica de 2007-2008. Apoyar estas propuestas es tan necesario como lo es quejarnos de los desaciertos”.

Acceda al artículo íntegro de Mario Braier y al resto de colaboraciones, así como a las anteriores entregas de “Memorias de la Covid-19. La pandemia en las Américas” en este enlace.

Ancochea: Asomega abre horizontes, se feminiza y rejuvenece

El presidente de Asomega, Julio Ancochea, ha participado en el programa Fórmula Salud que presenta en Onda Madrid Alipio Gutiérrez. El motivo central de su intervención ha sido hablar sobre la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, una patología respiratoria que, como él mismo dice, se escribe con minúsculas y da nombre a una enfermedad con mayúsculas.

Pero su intervención ha servido también para explicar a la audiencia del programa la esencia de Asomega y los proyectos en los que está inmersa la asociación.

A preguntas del presentador, Ancochea ha explicado que Asomega en sus 27 años ha pasado de ser una entidad eminentemente masculina a presentarse como una asociación abierta, preocupada y ocupada en fomentar la integración de hombres y mujeres a los que unen su pasión por la medicina, la ciencia, el humanismo y Galicia.

Por eso uno de los proyectos estratégicos en Asomega Muller, destinada a dar visibilidad a las gallegas ligadas al mundo de la medicina, la investigación y la ciencia. 

Otro objetivo además de esta feminización necesaria de Asomega es su rejuvenecimiento, para lo que también se ha puesto en marcha Asomega Nova. Ligado a ella está la convocatoria del Premio Nóvoa Santos, parte de cuya dotación se destinará, desde este año, a financiar el proyecto de investigación de un joven científico gallego a elección del ganador del premio.

También ha destacado que el hecho de haber nacido o no en Galicia no es obstáculo para sentirse identificado con Asomega. Ha puesto el ejemplo de uno de los nuevos socios más recientes, Jonathan McFarland, nacido en Liverpool y líder del movimiento mundial “The doctor as a humanist”, que se ha integrado en la entidad porque comparte plenamente sus objetivos y proyectos.

La puesta en marcha de las Aulas Asomega por el mundo dentro de Asomega Internacional y la potenciación de la Atención Primaria a través de la beca de Medicina Rural son otros de los proyectos a los que hace mención Ancochea en su entrevista en Onda Madrid.

“La investigación en AP es pura anécdota, de ahí la importancia de la beca Asomega-SEMG”

El 15 de marzo concluye el plazo para optar a la primera Beca de Medicina Rural que convoca Asomega -con el apoyo de Bial– en colaboración con la Sociedad Española de Medicina General (SEMG). Su presidente, Antonio Fernández-Pro, expone en esta entrevista los motivos por las que se ha embarcado en dicha iniciativa.

Su condición de presidente de la SEMG ya dota de interés sus reflexiones sobre la Atención Primaria y la medicina rural. Pero a ello Antonio Fernández-Pro añade una experiencia personal en estos ámbitos que deja bien claro que sabe de lo que habla: empezó su andadura como médico en Toledo y después ejerció la medicina rural “pura y dura” en Cáceres durante cinco años.

Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG.

Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG.

¿Por qué ha decidido SEMG sumarse a esta iniciativa conjunta con Asomega?
La búsqueda de nuevas oportunidades para el médico de familia que trabaja en el medio rural gallego y, dentro de esto, las acciones que busquen una mejora de la asistencia sanitaria es uno de los objetivos de la Sociedad Gallega de Médicos Generales y de Familia y, para conseguirlo son fundamentales las alianzas con sociedades y corporaciones que busquen el mismo fin. En este caso Asomega es esa Sociedad.

¿Cree que esta relación institucional entre Asomega y SEMG podrá materializarse en otros
proyectos en el futuro?
Espero y deseo que sea el primero de muchos proyectos conjuntos, ya que las dos entidades
tenemos los mismos objetivos. No cabe ninguna duda que la voluntad de los que dirigimos hoy en días estas entidades es la de buscar sinergias y puntos en común para mejorar aspectos de promoción de la salud, prevención de enfermedades o la mejora de la atención asistencial. Y todo pasa por potenciar le incentivar la formación sanitaria de los futuros médicos y este es un objetivo común.

¿La Atención Primaria rural tiene el reconocimiento que merece? ¿Y cuenta con el apoyo
necesario?
Sin duda corren tiempos difíciles para el Sistema Nacional de Salud (SNS), en general, y para la Atención Primaria (AP) en particular y la respuesta es fácil: evidentemente no, ya que de forma atávica venimos reivindicando desde las diferentes SSCC, foro de la profesión, etc. que la AP y, especialmente el medio rural, están relegados a un segundo plano de las diferentes gerencias. La accesibilidad de los profesionales de AP los hacen los más vulnerables, porque son los que están más cerca que nadie de los ciudadanos y, como consecuencia, sufren los frutos de unas listas de espera interminables y que, cuando se está en el contexto de enfermedad, se producen cuando menos frustraciones de difícil solución.

La situación que vive actualmente la AP es fruto años de déficit presupuestario que muchas veces fueron poco reflexivos y cuya consecuencia es la situación en la que estamos, con falta de reposición de profesionales, etc. A todo esto, sumamos la fuga de profesionales a otros países, buscando escenarios laborales más estables.

¿Se puede hablar de medicina rural en España en general o hay muchas diferencias entre territorios por disponibilidad de medios, dispersión de la población, circunstancias externas, etc.?
Efectivamente, existen muchas diferencias de unos territorios a otros, Bien es verdad que las desigualdades en las diferentes Comunidades Autónomas (CCAA) son manifiestas y palpables, en la situación en la que están los profesionales. Por supuesto, la España rural, con una enorme dispersión en la población, complica aún más la asistencia de sus habitantes en la llamada ‘España vaciada’. Sí creo necesario hacer una reflexión por el cambio de hábitos de vida que estamos realizando por la pandemia. Hemos pasado de ver cómo la población española se había visto sometida en las últimas décadas a grandes movimientos migratorios, desde las zonas rurales hasta las grandes ciudades, a una situación de ‘ciencia ficción’ donde esta población intentaba escapar de la gran ciudad hacia los pueblos. No sabemos si estos movimientos migratorios se verán consolidados o volveremos a la situación anterior, cuando finalice la pandemia.

En el ámbito de la investigación, ¿cree que la Atención Primaria precisa de un impulso mayor para que sus iniciativas sean tan conocidas y de tanto alcance como en otros ámbitos? Dicho de otra forma: ¿la investigación hospitalaria es más “de campanillas”?
Total y absolutamente. La investigación en Atención Primaria no deja de ser una pura anécdota,
por esto es tan importante la incentivación a través de Becas como la de Asomega – SEMG. Hoy por hoy, la investigación está centralizada en el hospital y sacarla de estos circuitos es francamente difícil.

¿Qué lecciones deja la pandemia a la Atención Primaria en general y a la rural, en particular?
La primera de todas está muy clara: que la pandemia es una amenaza real y que se puede repetir en cualquier momento, que todos, y digo todos, fallamos en las previsiones iniciales y nos hemos vistos sometidos a un intenso estrés en cualquier ámbito de la asistencia sanitaria. Que debemos medir resultados de la gestión, sobre todo para hacer una valoración correcta de la misma y no caer en los mismos errores. En definitiva, serían muchas las que se podían enumerar, pero creo que, como colofón a esta situación, nadie duda que hay que fortalecer los sistemas sanitarios para que funcionen como ejes vertebradores de nuestra sociedad.

La SEMG, por su carácter nacional, es testigo excepcional de cómo se ha abordado la pandemia desde un punto de vista organizativo y de gestión. ¿Echan de menos una mayor coordinación entre territorios?
Es muy fácil contestar a esta cuestión, y es un SI rotundo. Llevamos años pidiendo que las decisiones del Consejo Interterritorial sean vinculantes y hemos visto cómo se abordaron de forma bastante distinta las mismas cuestiones, dependiendo de la CCAA a la que mirásemos.

Por último, ¿por qué debería un médico del rural gallego plantearse participar en esta convocatoria?
Me remitiría al primer objetivo de la convocatoria, les animaría para impulsar medidas que
favorezcan la mejora de la calidad asistencial, cuidados continuos, hábitos de prevención y que sirvan de reconocimiento a la excelente labor desarrollada por los médicos de Atención Primaria en el medio rural gallego.

Pinche sobre la imagen para acceder a las bases de la beca

Pinche sobre la imagen para acceder a las bases de la beca

El Comité de Honor de Asomega toma el pulso a la asociación

El apoyo a la labor de dirección que está desarrollando el presidente de Asomega, Julio Ancochea, fue uno de los asuntos tratados en la reciente reunión del Comité de Honor. En el transcurso de este encuentro -online dadas las circunstancias-, dirigido por el presidente de honor de la entidad, Aniceto Charro, se pusieron sobre la mesa los proyectos que están en marcha y que van apuntalando el futuro de la asociación:

Encontro Mundial de Médicos Galegos: la primera edición, que se celebró en septiembre de 2019, trajo consigo una proyección de Asomega sin precedentes. Además, facilitó a la entidad un equilibrio económico que le ha permitido capear las limitaciones impuestas por la pandemia. Por otro lado, la prolongación del Año Xacobeo a 2022 ha abierto nuevas posibilidades para ir pensando en una segunda edición el año que viene.

Impulso Vinteún: los miembros del Comité de Honor mostraron su satisfacción por la puesta en marcha de este proyecto que refuerza institucionalmente a Asomega al ponerla en contacto directo con patrocinadores, entidades públicas y privadas del entorno de la sanidad e instituciones académicas. La creación de un órgano de participación conjunto con estos interlocutores hace que Asomega tenga un foro de diálogo donde hacer oír su voz.

Beca de Medicina Rural: el Comité de Honor valoró de forma especial esta iniciativa, que recupera una de las acciones tradicionales de Asomega como es el fomento de nuevos valores y el apoyo a la investigación y la ciencia.

XXII Premio Nóvoa Santos: a punto de cumplirse el plazo de presentación de candidaturas a esta nueva edición, los integrantes del Comité de Honor valoraron el cambio en los criterios de reparto del premio y se congratularon por el apoyo a la iniciativa de Roche.

Comité de Honor de Asomega

Imagen de una anterior reunión del Comité de Honor de Asomega en la que aparecen algunos de los participantes en la última, celebrada la semana pasada vía telemática dadas las restricciones que impone la pandemia.

 

Recuerdo a José Ramón Ónega

El Comité de Honor está integrado, además de por el presidente honorario, por otros destacados miembros de la entidad desde hace muchos años como Xulia Buján, Juan José Fernández-Teijeiro, Ramón Cadórniga, Julián García Sánchez, Francisco Ruza, Vicente Otero, Eduardo López Bran, José Zunzunegui, Melchor Álvarez de Mon, Juan Antonio López González, María Eugenia Blanco Cachafeiro y Antonio Sueiro Bendito.

En esta última reunión online, los participantes tuvieron un recuerdo especial para el recientemente fallecido José Ramón Ónega, gran amigo de Asomega, que fue merecedor de la última Insignia de Oro de la entidad.

Respecto a la persona que podría sucederle al frente de la Casa de Galicia en Madrid, los miembros del Comité de Honor expresaron su deseo de que la Xunta tuviera en cuenta la opinión al respecto de asociaciones como la nuestra, que tan íntima relación mantienen con esta institución.

El Premio Nóvoa Santos, marchamo de prestigio y calidad investigadora

Quedan apenas unos días para que concluya el plazo de presentación de candidaturas al XXII Premio Nóvoa Santos que convoca Asomega y que Roche respalda como patrocinador. Aprovechamos esta circunstancia para repasar el palmarés del premio, que ofrece una visión más que certera del alcance de la investigación y de la ciencia gallegas en estos últimos años.

Este es el listado completo de ganadores:

I – 1996: José Luis Puente Domínguez
II – 1997: José Peña Guitián        
III – 1998: Manuel Sánchez Salorio
IV – 1999: Ramón Domínguez Sánchez
V – 2000: Gregorio Varela Mosquera
VI – 2001: Ramón Berguer Sandez
VII – 2002: Luis Concheiro Carro
VIII – 2003: Miguel Cabanela González-Seco
IX – 2004: Joaquín Potel Lesquereux
X – 2005: Alfonso Castro Beiras
XI – 2006: Rafael Tojo Sierra
XII – 2007: Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia
XIII – 2008: Felipe Casanueva Freijo
XIV – 2009: Ángel Carracedo
XV – 2010: Alberto Juffe Stein
XVI – 2011: María José Alonso Fernández
XVII – 2013: Carlos Diéguez González
XVIII – 2014: Juan Gómez Reino
XIX – 2015: José Castillo
XX – 2017: Bartolomé Burguera
XXI – 2019: José Ramón González Juanatey

A continuación, nos detenemos brevemente en la trayectoria y el presente de algunos de los galardonados.

Fila de arriba: José Ramón González Juanatey, Carlos Diéguez y Bartolomé Burguera. Debajo, María José Alonso, Ángel Carracedo y Felipe Casanueva

Fila de arriba: José Ramón González Juanatey, Carlos Diéguez y Bartolomé Burguera. Debajo, María José Alonso, Ángel Carracedo y Felipe Casanueva

 

MARÍA JOSÉ ALONSO (XVI)

María José Alonso, catedrática de Biofarmacéutica y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), ha sido reconocida recientemente con el Premio Honorífico a la Excelencia en Investigación Científica por su trayectoria como investigadora en el campo de la biofarmacia. Se trata de una iniciativa de la Fundación AstraZeneca que busca reconocer y fomentar la innovación científica. La entrega de premios tuvo lugar el pasado 10 de febrero.

El Premio Honorífico se otorga desde 2017 a investigadores clínicos con una contrastada trayectoria en investigación biomédica y que hayan contribuido a la generación de conocimiento y avances en su especialidad y a la formación de nuevos investigadores.

María José Alonso es catedrática de Biofarmacéutica y Tecnología Farmacéutica en la Universidad de Santiago de Compostela (USC). De 2006 a 2010 fue vicerrectora de Investigación e Innovación de la USC. Ha trabajado como científica visitante en la Universidad de Paris XI, (1986-87), en la Universidad de Angers, Francia (1989) y en el MIT, Estados Unidos, durante 1991-1992 y en 2012.

Su laboratorio tiene tres décadas de experiencia en la formulación de macromoléculas y ha sido pionero en numerosos descubrimientos en el campo de la nanotecnología farmacéutica y la nanomedicina. Además ha coordinado varios consorcios de investigación financiados por la OMS, la Fundación Gates y la Comisión Europea. Es la autora más citada en España en el área de Farmacia y Farmacología y ha estado entre los TOP TEN en Farmacología (ranking internacional Times Higher Education, 2010) (Índice H 94). Recientemente, pasó a formar parte de la “Power List” de los investigadores más influyentes en el campo de los Biofarmacéuticos (The Medicine Maker, 2020).

También ha sido muy activa transfiriendo sus conocimientos a la industria. Es la inventora de 22 familias de patentes, la mayoría de ellas con licencia para la industria y ha sido parte de tres empresas emergentes.

Además del Nóvoa Santos ha recibido múltiples premios de prestigio, entre ellos la Medalla a la Excelencia en Investigación y Educación otorgada por el Gobierno de España, el Premio Jaime I o la Medalla Castelao otorgada por la Xunta de Galicia. Además, en enero recibió el XVII Premio de Investigación Burdinola en reconocimiento a su labor en el campo de la biomedicina personalizada y regenerativa en relación con los nanomateriales y nanopartículas.

Volver al listado de ganadores.

BARTOLOMÉ BURGUERA (XX)

Bartolomé Burguera obtuvo su título de médico en la Universidad de Santiago de Compostela en 1987 y se doctoró en 1989. Completó su residencia en el Hospital Norwalk en Medicina Interna en 1996 y tuvo una beca en Endocrinología de la Clínica Mayo en 1999. Es profesor de medicina en el Cleveland Clinic Lerner College of Medicine y desde enero de 2019 es presidente del Instituto de Endocrinología y Metabolismo de la Cleveland Clinic. Sus intereses clínicos han girado en torno al campo de la obesidad. Está especializado en medicina bariátrica, así como en intervenciones quirúrgicas y no quirúrgicas para la reducción de la obesidad.

El especialista estuvo a la vanguardia de la investigación sobre la cirugía de bypass como un tratamiento potencial para la obesidad y la diabetes a principios de los años noventa. Colaboró ​​en importantes iniciativas internacionales de terapia y prevención de la obesidad y ayudó a desarrollar programas al respecto en diversas instituciones, trabajando como becario en la Clínica Mayo y como asesor de personal en la Universidad de Boston, la Universidad de Pittsburgh y el Hospital Universitario Son Dureta en España.

Se ha desempeñado como investigador principal, co-investigador o consultor en varios proyectos financiados con fondos federales y farmacéuticos, centrándose en la terapia de la obesidad tanto en EEUU como en España.

Ha publicado más de 100 artículos y capítulos de libros en el campo de la obesidad y recibió el Premio Nóvoa Santos de 2018, “uno de los reconocimientos médicos más prestigiosos de España”, según la Cleveland Clinic.

Volver al listado de ganadores.

ÁNGEL CARRACEDO (XIV)

Desde 1989 Ángel Carracedo es catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Santiago (USC) y durante el periodo 1994 – 2012 fue director del Instituto de Medicina Legal de dicha Universidad. A su vez, desde 1999 dirige la Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica (SERGAS-Xunta de Galicia).

En la actualidad coordina al Grupo de Medicina Xenómica, primero a nivel mundial en citaciones en el área de la Medicina forense, y él mismo se encuentra entre los autores más citados en Biología Molecular con una media superior a las 2000 citaciones/año.

A lo largo de su trayectoria profesional ha publicado doce libros y 550 artículos en revistas internacionales incluyendo artículos en Nature, Science, NatureGenetics, además de las principales revistas de genética médica, cáncer y medicina forense.

Ha recibido numerosos premios además del Nóvoa Santos entre los que destacan la Medalla de Oro y Plata de Galicia, el Premio Rey Jaime I de investigación, la Medalla Adelaide (la distinción más importante a nivel mundial en Medicina Forense), la Medalla Galien (conocido como el Premio Nobel del Medicamento), el Premio Nacional de Genética, el premio Prismas de divulgación, el Premio Galicia de Investigación o la Medalla Castelao.

Actualmente Ángel Carracedo lidera desde el CiMUS de la USC, el CIBERER y la Fundación de Medicina Xenómica (SERGAS) el mayor programa de Medicina Genómica de España, base del desarrollo de la medicina personalizada de precisión. Se trata de uno de los tres financiados en la Infraestructura de Medicina de Precisión asociada a la Ciencia y Tecnología (IMPaCT) de la Acción Estratégica en Salud 2017-2020 del ISCIII.

El programa, dotado con 7,25 millones de euros, contempla la creación de una red de secuenciación de nueva generación de altas capacidades en todo el país asociada a una estructura que permita desarrollar tres proyectos pilotos: sobre enfermedades raras, cáncer y farmacogenética de biomarcadores de respuesta a tratamientos en cáncer y enfermedades psiquiátricas.

El objetivo del Programa IMPaCT sobre Medicina Genómica es crear una robusta estructura colaborativa para la implementación de la medicina genómica en coordinación con el Sistema Nacional de Salud. De este modo, los pacientes de todas las Comunidades autónomas podrán acceder con equidad y tiempos adecuados de respuesta a todas las pruebas genómicas que sean precisas para mejorar su salud, al mismo tiempo que se obtienen datos genómicos que podrán ser utilizados en investigación.

El programa contará con una red de cinco centros de referencia de análisis genómico y un grupo de expertos clínicos. En total, participarán 45 grupos de 38 centros (25 hospitalarios y 13 de centros de investigación o universidades) con representación de todas las comunidades autónomas.

Volver al listado de ganadores.

FELIPE CASANUEVA (XIII)

Vinculado durante toda su carrera a la Universidad de Santiago y al Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, desde hace un año trabaja en la unidad de obesidad del Grupo HM en La Esperanza. Además es vicepresidente de la Fundación Dieta Atlántica, de la que es patrono de honor el presidente de honor de Asomega, el doctor Aniceto Charro Salgado. Recientemente ha coordinado los trabajos de redacción y edición del libro Bases Científicas de la Dieta Atlántica, promovido y dirigido por la Fundación Dieta Atlántica de la USC, con la colaboración de Vegalsa-Eroski y Sociedad Española de Obesidad (SEO-SEEDO).

“Posiblemente la Dieta Atlántica se pueda aplicar a otras regiones de España, Portugal y Europa, como un modelo de alimentación saludable y también sostenible desde el punto de vista medioambiental, ya que posee una de las huellas de carbono más bajas de Europa”, explicó el doctor Casanueva.

Su labor investigadora ha sido reconocida a nivel nacional e internacional con la concesión de diversos premios entre los que destaca, además del Nóvoa Santos, el premio Xunta de Galicia de Investigación, Área Ciencias de la Salud (1992), Premio de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición a una Trayectoria profesional – Medalla Lilly (2002), Premio José Varela de Montes de Investigación en el área de las Ciencias de la Salud, Premio Rey Jaime I de Medicina Clínica (2005), Premio Internacional de Neuroendocrinología Geoffrey Harris Prize (2006), Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica (2012) o el Premio Instituto Danone a la Trayectoria Científica Dr. Carles Martí Henneberg (2015).

Volver al listado de ganadores.

CARLOS DIÉGUEZ (XVII)

Es licenciado en Medicina por la Universidad de Santiago (1979). Entre 1980-87 estuvo en la Escuela Nacional de Medicina de Gales (UK) y fue profesor titular de Fisiologia de la USC entre 1987 y 1991. Desde entonces es catedrático de Fisiología de la Universidad de Santiago de Compostela y dirige el grupo de Obesómica Funcional del CIMUS. En la actualidad es el director cientifico del Centro de Investigacion en Red sobre Obesidad y Nutrición del Instituto de Salud Carlos III (CIBEROBN).

Responsable de más de 500 publicaciones científicas y con más de 39.000 citas (más de 15.000 desde 2013), presenta un índice H de 104 (65 desde 2013). Además es miembro del comité científico externo de diferentes instituciones de investigación biomédica y ex miembro de la iniciativa Join Program “Una dieta saludable para una vida saludable”.

Ha sido presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, director del Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago, gestor del Plan Nacional de Investigación y Coordinador de evaluación de proyectos del ISCII y miembro del Comité científico del Programa Europeo de Investigación “Una dieta saludable para una vida saludable”.

Durante su carrera, además del Nóvoa Santos ha recibido distinciones como el Premio a la mejor trayectoria Científica de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y el Premio Geoffrey Harris de la Sociedad Europea de Endocrinología en 2015, así como Hypocs award a la mejor trayectoria de un joven (<40 años) en investigación en Neuroendocrinologia a nivel mundial.

Volver al listado de ganadores.

JOSÉ RAMÓN GONZÁLEZ JUANATEY (XXI)

El último merecedor del Premio Nóvoa Santos es jefe del servicio de Cardiología del Hospital Clínico de Santiago de Compostela y catedrático de Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela, José Ramón González Juanatey lidera el Grupo Consolidado de Investigación en Cardiología del Área de Inflamación del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS), incluido en la red CIBERcv del Instituto de Salud Carlos III.

Ha sido presidente de la Sociedad Española de Cardiología (2013-2015) y dirigido más de 25 tesis doctorales. Su producción científica incluye más de 500 publicaciones, incluidas Guías de Práctica Clínica y estudios multicéntricos, con alto factor de impacto y muy alto índice bibliométrico. Su grupo ha participado en más de 40 proyectos competitivos, cuatro proyectos europeos en los últimos años (FaBiMed, EuCare, Olive-NET y ATLANTIC-KET-MED), el primer proyecto intramuros del CIBERcv, además de numerosos ensayos clínicos y cuenta con varios socios estratégicos, biotecnológicos y farmacéuticos.

Además, recientemente el Servicio de Cardiología que dirige ha empezado a participar en FlowReserve, la nueva spin-off de la USC y la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago que ofrece soluciones médicas personalizadas en cardiología al proporcionar indicadores de diagnóstico cardiológico por métodos no invasivos obtenidos mediante la reconstrucción de imágenes de TC y aplicación de modelos de dinámica de flujo.

La solución que está desarrollando este spin-off permite al equipo médico conocer el grado preciso de oclusión de las arterias coronarias, obtenido a través del cálculo del flujo interno sobre la reconstrucción de imágenes de TC de pacientes con cardiopatía isquémica. El 1% de la población total podría beneficiarse de esta prueba diagnóstica no invasiva.

Por otra parte, el servicio de Cardiología del doctor José Ramón González Juanatey en el CHUS volvió a obtener recientemente la distinción Best in Class (BiC), reconocimiento que ya ha merecido en siete ocasiones.

Volver al listado de ganadores.

Academia Asomega: solvencia y rigor como principios de actuación

La última reunión de la Junta Directiva, de carácter extraordinario, tuvo la finalidad de hacer una puesta al día de cuestiones centrales para el futuro de Asomega que se encuadran dentro del proyecto Impulso Vinteún. El tema más relevante fue la comunicación a la Junta de las características definitorias de Academia Asomega, el comité científico externo que ya va a empezar a andar.

Rafael López y Julio Ancochea

Rafael López, jefe del Servicio de Oncología Médica del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, dirigirá Academia Asomega. En la imagen, junto a Julio Ancochea, presidente de Asomega.

 

El presidente, Julio Ancochea, glosó las últimas novedades respecto a lo decidido en la reunión anterior relacionadas con la puesta en marcha del Consello de Protectores de Asomega y la creación de la figura del benefactor. En cuanto a lo primero, confirmó la condición de protectores de la Universidad de Santiago de Compostela y del Parlamento de Galicia. De lo segundo, adelantó una iniciativa de captación de benefactores entre empresas que ya han colaborado en el pasado con la entidad, así como de nuevas firmas a las que se propondrá la colaboración con Asomega.

Una colaboración que se sustanciará en proyectos concretos como los que expuso Ancochea, entre ellos:

• el Premio Nóvoa Santos, que este año cuenta con el respaldo de Roche.
• Asomega Axuda, consistente en destinar parte de los fondos obtenidos a proyectos humanitarios, empezando por el 25% del Premio Nóvoa Santos que irá a la entidad o proyecto que decida el ganador.
• la beca de Medicina Rural que Asomega convoca en colaboración con la SEMG.
• el ciclo de conferencias online que se va a poner en marcha de la mano de Aegama.

Espaldarazo a Academia Asomega

Pero el tema central de la reunión fue Academia Asomega, que Julio Ancochea definió como un órgano consultivo externo para la Presidencia, la Junta Directiva y el Comité Científico de Asomega. Su fin: definir los “proyectos estratégicos”, la “visión” y “las relaciones con las instituciones” de la asociación. Las personas que conformen este grupo deben tener un perfil según el cual demuestren un carisma, talento y galleguidade que las cualifiquen para tener acceso a ámbitos tanto académicos como institucionales.

Con esta idea en mente, propuso el nombre de Rafael López, jefe de Servicio de Oncología médica del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), para dirigir este órgano, y el de Bartolomé Burguera, presidente del Instituto de Endocrinología y Metabolismo de la Cleveland Clinic, como integrante. El voto unánime de todos los miembros de la Junta a la propuesta del dr. Ancochea facultó al presidente para hacerles el ofrecimiento formal. La adhesión al proyecto por parte de ambos ha sido inmediata y entusiasta.

Qué es Academia Asomega

Como se dijo más arriba, se trata de un consejo de excelencia a modo de comité científico externo formado por figuras relevantes de la medicina gallega que hayan demostrado su “sentimiento Asomega” y su amor a Galicia.

Entre las funciones que tendrá Academia Asomega destacan las siguientes:

• Orientar en el trazado de las líneas estratégicas a medio y largo plazo de la Asociación.
• Servir de órgano consultivo de la Presidencia, Junta Directiva y Comité Científico de la Asociación para todas aquellas iniciativas, ideas o herramientas que Asomega haya de implementar para el óptimo desarrollo de la Asociación.
• Fortalecer las relaciones de Asomega con instituciones y entidades para el mejor desarrollo de sus fines.
• Actuar como Comité Científico externo.

Para todo ello celebrará junta al menos dos veces al año, una de ellas coincidente con la reunión del Consejo de Protectores de la Asociación.

Profundo pesar por el fallecimiento de José Ramón Ónega

El pasado mes de noviembre en Asomega tuvimos la suerte de compartir un momento muy especial con José Ramón Ónega en la Casa de Galicia que ha dirigido con tanto acierto en estos últimos once años. En un acto tan sencillo, cercano y entrañable como él mismo, nuestro presidente, Julio Ancochea, le impuso la Insignia de Oro de la asociación, que el homenajeado recibió emocionado y profundamente agradecido. “Esta Insignia de Oro que se me concede quedará como ejemplo de amistad y reconocimiento”, aseguró.

Hoy Asomega lamenta con profundo pesar la noticia, recién confirmada por Europa Press, del fallecimiento por Covid-19 de José Ramón Ónega. El afecto que siempre demostró por Asomega, su sempiterna voluntad de colaboración y apoyo y su enorme humanidad quedan grabadas en nuestra memoria.

José Ramón Ónega

En aquel acto de entrega de la Insignia de Oro Julio Ancochea definió su personalidad con acierto: ““Bonhomía, sensibilidad, señorío, cercanía, generosidad, humildad, compromiso, galeguidade acompañan siempre a José Ramón. Galeguidade, sí, este ilustre lucense de Mosteiro-Pol ama profundamente a Galicia y es uno de sus mejores embajadores”, aseguró.

En una entrevista que nos concedió tras recibir la insignia, Ónega corroboró su amor por Galicia: “Es una terapia, una voluntad firme y un deseo irrenunciable. Los gallegos, sin excepción, retornamos siempre al solar donde nacimos. El regreso, tanto como un sentimiento, es una necesidad, una vocación”, aseguró.

Aegama reconoce y valora la figura de José Ramón Ónega

También se ha sumado al reconocimiento y al pesar por su fallecimiento la Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid (Aegama), cuyo presidente, Julio Lage, ha enviado el siguiente mensaje:

Nuestro querido amigo José Ramón Ónega, Director de la Casa de Galicia y Delegado del Gobierno de la Xunta en Madrid, ha fallecido.

Para todos los que le queremos, deja un recuerdo imborrable, por ser una gran persona y un gran hombre.

Para las asociaciones gallegas, y en nuestro caso Aegama, es una gran perdida, por su proximidad, cariño y siempre disposición sincera de ayudar.

Para Galicia, una gran perdida, pues hizo de la Casa de Galicia la Casa de todos los gallegos y de los que querían acercarse a Galicia.

Querido José Ramon, dejas un gran vacío en los que te queremos, pero tu recuerdo siempre estará en nuestros corazones labrados con tu cariño y tu buen hacer.

Descansa en paz amigo José Ramón.

Julio Lage González
Presidente de AEGAMA

Asomega colabora en la guía clínica sobre Covid-19 persistente

Un documento útil para pacientes y profesionales, que ofrezca directrices basadas en la evidencia de las mejores prácticas relacionadas con el Covid-19 persistente. Este es el objetivo de la Guía Clínica que coordinan SEMG y el colectivo de pacientes LONG COVID ACTS en el que participan otras 27 sociedades científicas y colectivos, entre ellos Asomega.

Las entidades que colaboran en este proyecto sobre Covid-19 persistente tienen 20 días para presentar sus aportaciones

El propósito es tener soluciones con base científica para el tratamiento de un grupo de pacientes que crece de forma paralela al de los contagiados por el SARS-CoV-2. Unos pacientes que no sufren secuelas del coronavirus, sino que semanas o incluso meses después siguen presentando sintomatología relacionada directamente con el virus.

Sobre ello versó la intervención de Pilar Rodríguez Ledo, vicepresidenta de SEMG, en un reciente programa de ‘Comando Actualidad’ de La1 del que nos hicimos eco en la web de Asomega.

Un documento participativo

Durante esta semana ha tenido lugar un encuentro virtual de todos los participantes en el proyecto en el que se ha solicitado valoración y sugerencias al documento.

Para conseguirlo, las entidades tienen un plazo de 20 días para realizar las aportaciones a la guía que consideren en relación a cada una de las especialidades que representan. En definitiva, se trata de obtener un protocolo coordinado y consensuado a la hora de manejar el flujo de este tipo de pacientes dentro del sistema sanitario público y así poder proporcionar a los afectados una respuesta sanitaria más adecuada a sus necesidades en materia de salud.

Actualmente hay cuatro líneas de trabajo activas:

– proyectos de investigación
– estudio de las escalas a emplear en el seguimiento clínico
– elaboración de protocolos y guías de actuación
– valorar la repercusión de la afectación en la situación laboral y la incapacidad laboral subsiguiente

Los primeros resultados de ese trabajo conjunto son el primer Estudio sobre COVID persistente en nuestro país, que fue presentado el pasado mes de noviembre en base a una encuesta completada por 1.834 afectados en nuestro país, la elaboración de una infografía que recoge la sintomatología persistente de la COVID-19, así como el Kit de Atención básica al paciente con enfermedad COVID-19 Persistente.

Implicar a la Administración, clave

Durante el encuentro también se informó de que, para que estos materiales y la futura Guía clínica sean incorporados como protocolos de atención dentro de nuestro sistema sanitario, la SEMG ha iniciado ya los contactos con la Administración sanitaria, con cuyos representantes han mantenido ya varios encuentros.

Un primer logro en el camino del reconocimiento de esta afectación, resultado de estas reuniones de trabajo, lo constituye el documento de Información científica-técnica de la enfermedad de coronavirus del Ministerio de Sanidad que, en su actualización del pasado día 15 de enero, por primera vez incluye un apartado dedicado a la COVID Persistente o “Long COVID”, diferenciado de las secuelas de la COVID-19.

Federico Plaza: “La investigación biomédica es clave para asegurar el desarrollo de un país”

La amplia experiencia de Federico Plaza en el ámbito sanitario, tanto en la gestión pública como en el sector privado, hacen de él una voz más que autorizada para valorar el alcance de iniciativas destinadas a remarcar la excelencia investigadora. Tal es el caso del  XXII Premio Nóvoa Santos que convoca Asomega y que, Roche, compañía de la que es director de Government Affairs, respalda como patrocinadora. En esta entrevista repasa las razones por las que se han embarcado con Asomega en la puesta en marcha de esta propuesta. 

¿Por qué ha decidido Roche apoyar esta nueva convocatoria del Premio Nóvoa Santos?
La apuesta decidida por una medicina de la máxima calidad y por la investigación biomédica han acompañado a nuestra compañía desde sus inicios, hace ya más de 120 años. Esta es la razón por la que nos sentimos especialmente cómodos apoyando galardones como el Premio Nóvoa Santos, que es sin duda una de las distinciones más prestigiosas en el ámbito biomédico hoy en España, y también una de las que atesora una trayectoria más dilatada. Estamos encantados, en definitiva, de formar parte de la historia de este premio, y también agradecidos a Asomega por permitirnos ser sus compañeros de viaje en este apasionante trayecto a favor de la innovación biomédica y la medicina de calidad.

¿Cómo valora la nueva fórmula escogida por Asomega para el reparto del premio en esta edición(la cuantía se dividirá entre el premiado, un proyecto de investigación y una iniciativa de humanización a elección del ganador)?
A nuestro juicio esta forma de reparto es, sin duda, un acierto que viene a fortalecer el Premio Nóvoa Santos ya que, sin restar importancia al reconocimiento que se merece el ganador individual, se añade un potente efecto multiplicador que permite un impacto mucho mayor en el tejido investigador y en la sociedad en su conjunto.

Federico Plaza, director Government Affairs de Roche Farma en España

Federico Plaza, director Government Affairs de Roche Farma en España

Todo apoyo a la investigación será siempre insuficiente, como se ha podido comprobar con todo lo que estamos viviendo, pero ¿qué importancia da Roche a promover iniciativas como la de Asomega?
Como indicaba al principio, la investigación y la innovación biomédicas forman parte de nuestro ADN como compañía desde nuestros orígenes. A día de hoy somos la compañía farmacéutica y biotecnológica que más invierte en I+D a escala global, dedicando a este capítulo un 20% del total de nuestros ingresos. En el caso de España dedicamos anualmente unos 120 millones de euros en concepto de I+D+i, lo que nos permite, entre otras cosas, impulsar en la actualidad en nuestro país más de 200 ensayos clínicos en unos 175 centros en los que participan más de 14.000 pacientes, además de desarrollar nuevas líneas de investigación.

El pasado mes de octubre participó en un foro de El País titulado “Repensando la sanidad española”. A partir de las reflexiones ahí propuestas, ¿debería aumentar el peso específico de la investigación en nuestro país? ¿Sigue siendo la “hermana pobre”?
La investigación biomédica es clave para asegurar el desarrollo de un país, y por supuesto todo lo que podamos hacer en esta línea, como sociedad, será avanzar en la dirección correcta. Sí es cierto que tenemos a favor que, en el ámbito de la investigación clínica, España forma parte del grupo de cabeza de Europa a la hora a atraer inversiones para desarrollar este tipo de estudios. No obstante, ante el nuevo escenario marcado por la irrupción de la medicina personalizada de precisión y de todo lo que esta supone en ámbitos como el diagnóstico molecular, las terapias dirigidas, la utilización del big data biomédico y los nuevos diseños de ensayos clínicos, tenemos mucho trabajo por delante en los próximos años para seguir estando en la primera línea.

Usted ha defendido la medicina personalizada en un sistema sanitario que no ponga tanto el foco en la enfermedad como en el propio paciente a partir de un profundo y amplio conocimiento de éste. ¿Es un ideal o una realidad a nuestro alcance?
Este es, sin duda, el principal reto al que nos enfrentamos en los años venideros, y que hemos de saber trasladar al conjunto de la sociedad. En el sector sanitario somos conscientes de que esta medicina personalizada de precisión constituye verdaderamente un nuevo paradigma, un cambio sin precedentes sobre cómo nos enfrentamos a las enfermedades y que afecta a todas las partes implicadas (médicos y otros profesionales sanitarios, investigadores, gerentes hospitalarios, administraciones sanitarias, industria farmacéutica y, por supuesto, pacientes). Esta nueva realidad dibuja un futuro apasionante y pleno de oportunidades, en especial para los pacientes de enfermedades graves que hoy disponen de escasas opciones de tratamientos efectivos, pero se trata también, y no debemos engañarnos, de un escenario repleto de desafíos que ya es una realidad, pero que solo seremos capaces de abordar con garantías de éxito si trabajamos de forma conjunta y cooperativa entre todos los agentes implicados, y a través de modelos de colaboración público-privada.

El palmarés del Nóvoa Santos incluye a algunos de los investigadores más destacados de las dos últimas décadas. ¿Considera relevante que a nivel social y mediático pongamos cara a quienes sustentan la investigación?
Sin duda, es esencial si queremos que la sociedad tenga claro que estamos ante un pilar estratégico para nuestro desarrollo como país. No debemos olvidar que en las últimas décadas los mayores progresos de la Humanidad, en términos de mejora de salud y el bienestar de las personas, han venido impulsados por la investigación. Un buen ejemplo es la actual pandemia de Covid-19, que ha puesto de manifiesto cómo el esfuerzo conjunto de todos los agentes implicados en la investigación biomédica ha dado como resultado, en menos de un año, nuevas vacunas y medicamentos contra esta enfermedad, así como decenas de nuevos test diagnósticos de precisión. La pandemia está aún lejos de controlarse, pero hemos logrado entre todos, en tiempo récord, poner las bases para que así sea, y la sociedad ha podido visualizar con claridad hasta qué punto es importante apostar por la investigación.

Accede a las bases del XXII Premio Nóvoa Santos.

“Impulso Vinteún”: la apuesta de futuro más ambiciosa de Asomega

Una vez superado su primer cuarto de siglo, y con la vista puesta en reforzar y extender el impacto de su actividad solidaria, formativa y científica la Asociación de Médicos Gallegos da un paso más con su plan “Impulso Vinteún“.

Cimentar la entidad sobre unas sólidas bases institucionales, de actividad y colaboración con terceros, es el objetivo de Impulso Vinteún

“El objetivo de Impulso Vinteún va más allá de reforzar nuestras actividades actuales, entre las que se encuentran el Encontro Mundial de Médicos Galegos, o el prestigioso Premio Nóvoa Santos. Queremos ampliar nuestras iniciativas y su impacto en la medicina gallega favoreciendo la creación de becas, fortaleciendo nuestras actividades formativas y estableciendo líneas de colaboración estratégicas”, afirma Julio Ancochea, presidente de Asomega.

Entre todas estas iniciativas el presidente destaca Asomega Axuda, que “prevé dedicar el 7% de los recursos obtenidos por la entidad a acciones solidarias y que ayuden a impulsar la humanización de la asistencia sanitaria en el entorno de la Comunidad Autónoma de Galicia”.

Se refiere también a otros proyectos como Academia Asomega, un comité asesor externo del máximo nivel científico/sanitario que le ayudará a fijar posición en cuestiones científicas relevantes, y a la puesta en marcha de webinars y ciclos de conferencias con otras asociaciones profesionales gallegas, universidades y sociedades científicas.

Julio Ancochea, presidente de Asomega

El Consejo Protector de Asomega

Asomega cuenta ya con el inestimable respaldo de instituciones que avalan la calidad y alcance de sus propuestas -como el Parlamento de Galicia, la Xunta, la Casa de Galicia en Madrid o la Consellería de Sanidade gallega en diversos eventos-.

Para el doctor Ancochea el apoyo recibido de instituciones y entidades de diversa índole ha sido siempre crucial. Explica que Asomega es una entidad sin ánimo de lucro que existe “porque quienes la integramos creemos en un proyecto destinado a inventar, a construir desde aquello que nos une, que es nuestro amor por Galicia y nuestra vocación como médicos“. Pero no deja de ser más que un grupo de profesionales que desde su entusiasmo y dedicación se implica en ello. “Por eso tienen un gran mérito las instituciones que han creído en nuestras capacidades y se han identificado con nuestros principios“, asegura.

Como una forma de reconocimiento y con la pretensión de que el compromiso con Asomega se consolide, la entidad ha puesto en marcha su Consejo de Protectores, integrado por “instituciones, entidades y personas cuyo concurso resulta fundamental para la realización del programa de actividades de la Asociación”.

El Consejo de Protectores se reunirá una vez al año con la Junta Directiva de Asomega, que le dará cuenta de los proyectos impulsados en el ejercicio, las iniciativas de cara al ejercicio siguiente, así como una evaluación de propuestas por parte de los miembros del Consejo de Protectores.

Según explica Ancochea, “tenemos la enorme satisfacción de contar ya con dos instituciones que no han dudado en sumarse a la iniciativa aceptando nuestra invitación desde su arranque: el Parlamento de Galicia y la Universidade de Santiago de Compostela“.

Benefactores de Asomega

Pero la vertiente institucional, con ser clave, no basta por sí misma para sustentar el andamiaje de una sociedad en constante movimiento. El apoyo por parte de entidades que colaboren en el desarrollo de iniciativas resulta imprescindible para cualquier proyecto. En este sentido Julio Ancochea señala que “las propias entidades que han venido apoyando nuestras acciones nos han requerido una fórmula de colaboración más estable, institucionalizada, que reafirme su compromiso y les ayude también a mostrar a sus propios stakeholders que se implican en acciones de valor añadido, positivas y enriquecedoras” y en “Impulso Vinteún” hay un apartado específico para darle forma, integrarlo y asegurar su continuidad: la figura del Benefactor.

Las empresas o instituciones que compartan los fines formativos, científicos y de humanismo de Asomega, y estén interesadas en convertirse en benefactores de la asociación podrán optar por tres modalidades en función de su nivel de colaboración. A todas ellas se les dará el mayor nivel de difusión pública y reconocimiento a su compromiso con las actividades de la institución, formando parte del Consejo Protector aquellas de mayor apoyo hacia Asomega.

Primera edición de la Beca de Medicina Rural Asomega-SEMG

La Asociación de Médicos Gallegos (Asomega) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) convocan la primera edición de su Beca de Medicina Rural Asomega-SEMG. Su objeto es impulsar iniciativas de índole asistencial, docente o investigador que contribuyan a mejorar la calidad de la medicina rural en Galicia.

Beca de Medicina Rural Asomega-SEMG

Como se recoge en las bases de la convocatoria, podrán optar a ella proyectos presentados por médicos en ejercicio en el ámbito de la Atención Primaria en la Comunidad Autónoma de Galicia. No haber participado en convocatorias similares ni contar ya con financiación para su puesta en marcha son requisitos exigidos a los proyectos concurrentes.

La cuantía de la Beca de Medicina Rural Asomega-SEMG, para cuya financiación se cuenta con el respaldo de Laboratorios Bial, asciende a 6.000 euros. El plazo de presentación de candidaturas se cerrará el próximo 15 de marzo de 2021.

Medicina rural y humanización

El presidente de Asomega, Julio Ancochea, ha resaltado la figura del médico rural como ejemplo de la necesaria humanización de la medicina: “Es el máximo exponente de la asistencia médica personalizada centrada en el paciente, ligada a su realidad, conocedora de su entorno y sus circunstancias”, afirma.

Recuerda que su abuelo, también médico, “era de los que iban a caballo de noche a las aldeas a atender a los pacientes y, como decía de su padre don Ramón Otero Pedrayo, conocía los silencios y sonidos de la aldea”.

Respecto al foco que Asomega pone sobre la Atención Primaria y, en particular, sobre la medicina rural, Ancochea asegura que para la asociación se trata de una vertiente clave de la labor médica. Así lo ha demostrado en sus homenajes a los médicos rurales en las últimas ediciones de la Comida de Verano de Asomega en Trives o Quiroga.

Además, este colectivo médico iba a ser el destinatario del reconocimiento de Asomega en su acto del pasado verano programado en Allariz (Ourense), que tuvo que ser suspendido debido a la pandemia.

Potenciar la formación en AP

Por su parte Antonio Fernández-Pro, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), señala la mejora de la asistencia sanitaria en el rural gallego como la motivación principal de la entidad para embarcarse en esta iniciativa junto con Asomega.

Para llevar a cabo este tipo de propuestas, añade, “es fundamental el conocimiento mediante proyectos de investigación, de aspectos relacionados con la promoción de la salud, prevención de enfermedades o su mejor atención asistencial. Y todo pasa por potenciar la formación sanitaria de los futuros especialistas en Atención Primaria”.

Además, dentro de la gran deuda social que hay con la Atención Primaria y que ya existía antes de la pandemia, considera que el ámbito rural está aún “más desprotegido y a veces olvidado, por esto es más importante la incentivación de los profesionales que trabajan en él”.

Cubrir esa necesidad constituye, desde su punto de vista, el objetivo de esta beca, que espera “sea la primera de muchas”.

Asomega colabora en el webinar “Humanismo en tiempos de la Covid-19”

La apuesta de Asomega por favorecer espacios de reflexión, debate y análisis que impulsen y refuercen su visión humanista de la Medicina y de la asistencia sanitaria sigue en pie, aun en tiempos de restricciones. En esta ocasión se concreta en su respaldo a la iniciativa “Humanismo en tiempos de la COVID-19“. La organiza la cátedra UAM-GSK “Respira Vida” (Medicina respiratoria centrada en el paciente – de la investigación a la vida diaria), que dirige el presidente de Asomega, Julio Ancochea

Reflexionar sobre los valores que deben dar sentido a una dimensión más humana y humanista de la medicina y otras profesiones sanitarias es el objetivo de este webinar. La sesión, que cuenta con el apoyo del Instituto Fundación Teófilo Hernando (IFTH) y el respaldo de Asomega y RedTBS, tendrá lugar el lunes 18 de enero a partir de las 17 h.

Pincha sobre la imagen para ver en ventana nueva la información del webinar "Humanismo en tiempos de la Covid-19".

Pincha sobre la imagen para ver la información completa en ventana nueva.

 

En la propuesta participan el propio Ancochea, el vicepresidente de Asomega Francisco García Río y otros dos socios de la entidad: Joan B. Soriano, que hablará de “Epidemiología humanista: el amor en los tiempos de cólera y Covid-19”; y Jonathan McFarland, cuya intervención se titula “Twin berries: medical humanism in times of Covid-19”.

El plantel de ponentes de “Humanismo en tiempos de la Covid-19” se completa con Cristina Henríquez de Luna, presidenta y Consejera Delegada de GSK España; Carmela Calés, vicerrectora de Internacionalización de la UAM; Eva García Perea, directora del Departamento de Enfermería de la UAM; y Antonio García, catedrático Emérito de Farmacología de la UAM y presidente de la Fundación Teófilo Hernando.

Con nuestros mejores deseos… y con #sentidiño

La Asociación de Médicos Gallegos quiere sentirse lo más cerca posible de sus socios y amigos en estas fechas, a pesar de las dificultades sobrevenidas por las dificultades sanitarias que nos afectan.

Asomega cierra un año 2020 tan atípico como el que ha vivido cualquier colectivo durante estos meses, aunque con algunos hitos relevantes:

– Arrancamos el año con un importante reconocimiento en el marco de los IV Premios a la Sanidade Galega de Redacción Médica.
– Poco después se dio luz verde a dos proyectos estratégicos de la entidad: Asomega Muller y Asomega Nova.
Bartolomé Burguera nos presentó la que será la primera beca Asomega en la Cleveland Clinic.
– La Asamblea General más multitudinaria de la historia de Asomega reeligió a Julio Ancochea como presidente.
– Asomega presentó un dossier de actividades, proyectos y posibilidades colaboración dirigido a socios presentes y futuros, empresas e instituciones.
– Participó en la edición del libro “Memorias de la Covid-19“.
– La Insignia de Oro 2020 se concedió a José Ramón Ónega.
– Convoca la nueva edición del Premio Nóvoa Santos.

Asomega convoca el XXII Premio Nóvoa Santos

José Ramón González Juanatey, Bartolomé Burguera, Carlos Diéguez, María José Alonso o Ángel Carracedo son algunos de los ilustres nombres que integran el plantel de científicos gallegos que han recibido el Premio Nóvoa Santos a lo largo de las veintiuna ediciones celebradas hasta la fecha. Ahora Asomega da luz verde a la nueva convocatoria, cuyas bases se han publicado en el Diario Oficial de Galicia

Julio Ancochea, presidente de Asomega, ha destacado el interés de la asociación por impulsar una nueva edición del premio precisamente por las difíciles circunstancias sobrevenidas por la pandemia: “La tormenta que ha supuesto el coronavirus ha puesto en primera línea la necesidad de contar con un impulso científico constante, vigoroso. Con el Nóvoa Santos, Asomega quiere contribuir a que la ciencia y la investigación se consideren prioritarias”.

Afirma que la Covid-19 está dejando patente el papel central de los científicos como aportadores de soluciones, y muestra su deseo de que convocatorias como la del Nóvoa Santos ayuden a dignificar su labor y a reivindicar que “la ciencia es clave para conquistar el futuro“.   

Candidaturas enfocadas a Galicia

En las bases del premio se recuerda que podrán optar al Nóvoa Santos “personalidades relevantes gallegas, o directamente vinculadas a Galicia, de la medicina y/o biomedicina cuya labor profesional o científica haya sido de repercusión nacional o internacional y, específicamente, de proyección hacia Galicia“. Las propuestas de candidatos las tendrán que presentar “universidades, reales academias o colegios profesionales de medicina, farmacia o veterinaria, sociedades científicas, hospitales, fundaciones, etc., o un grupo mínimo de ocho profesionales de la medicina y/o biomedicina”.

La decisión final sobre el ganador la tomará la Junta Directiva de Asomega a partir de la propuesta formulada por el Comité Científico de la Asociación. Entre los criterios que determinarán la elección se detalla en las bases que se tendrá en cuenta el compromiso del candidato con la sociedad gallega, así como el impacto e influencia de su actividad profesional “sobre Galicia, en general, y la medicina gallega, en particular”.

Además, en esta convocatoria se contempla que el jurado podrá tener en cuenta “la relevancia de la actividad desarrollada por los candidatos, valorada en función de las circunstancias sociales, sanitarias y asistenciales del momento“.

El 28 de febrero de 2021 es la fecha límite de presentación de candidaturas.

Un premio repartido

El Nóvoa Santos sigue siendo uno de los premios científicos mejor dotados económicamente. Como en las últimas ediciones, se mantiene la cuantía de 12.000 euros que percibe el ganador, aunque en esta ocasión se establece un novedoso sistema de reparto del premio:

– el 50% de la cuantía (6.000 €) será directamente para el ganador.

– el 25% (3.000 €) se destinará a financiar un proyecto de investigación desarrollado por jóvenes investigadores gallegos que será designado por el ganador, o como ayuda inicial para la realización de una tesis doctoral dirigida por el galardonado.

– el otro 25% (3.000 €) se vinculará a la iniciativa Asomega Axuda: según el criterio del ganador del premio, el importe se destinará a apoyar acciones o proyectos de instituciones o asociaciones sin ánimo de lucro que favorezcan a los más necesitados e impulsen a la humanización en el entorno de la Comunidad Autónoma de Galicia.

Accede aquí a la convocatoria del Premio Nóvoa Santos publicada en el Diario Oficial de Galicia.

“El carácter gallego casa bien con la vocación de servicio y compromiso que exige la sanidad”

La 23ª Insignia de Oro de Asomega tiene un destinatario cuya dilatada experiencia, acreditada trayectoria de servicio público y desempeño intelectual no dejan lugar a dudas sobre la idoneidad de su elección. José Ramón Ónega, que en los últimos años ha sido delegado de la Xunta en Madrid y director de la Casa de Galicia en la capital, nos habla en esta entrevista sobre su experiencia como embajador gallego en Madrid (“el mejor que podíamos tener”, según Núñez Feijóo), de su concepto de la galleguidade y de su relación con Asomega.

José Ramón Ónega en la Casa de Galicia

José Ramón Ónega en la Casa de Galicia.

Como director de la Casa de Galicia en Madrid en los últimos once años ha sido testigo de la evolución del asociacionismo gallego en la capital. ¿En qué punto cree que se encuentra? ¿Se puede considerar Madrid uno de los centros de la galleguidad mundial?
El asociacionismo gallego en Madrid goza de buena salud, por usar una alusión médica. Tanto la capital como las poblaciones adyacentes cuentan con agrupaciones y centros gallegos que impulsan muy positivamente los valores de Galicia.

Madrid es uno de los centros de galleguidad mundial y tanto la capital como las poblaciones adyacentes cuentan con agrupaciones gallegas que ejercen una labor de sólida expresión cultural y social. La crisis actual merma la gestión, pero el esfuerzo asociativo mantiene niveles muy positivos.

Cabe destacar la labor llevada a cabo por organizaciones y centros gallegos que impulsan muy positivamente la imagen de Galicia y los intereses de los gallegos. La Asociación de Médicos Gallegos, la Orden de la Vieira, el Centro Gallego, la asociación de Gallegos de Alcobendas y varios más, ejercen una labor muy destacada en el orden cultural, social y, en ocasiones, económico. Priman las actividades culturales, pero no se descuida el factor social y asistencial. Madrid es, en efecto, centro de galleguidad mundial.

Usted es jurista, pero conoce bien la pujanza de la profesión médica gallega en la capital de España, con facultativos procedentes de Galicia en todos los grandes hospitales de Madrid y una presencia visible y destacada. ¿Cree que el carácter gallego “casa” bien con la vocación de servicio y compromiso que exige lo sanitario?
El carácter gallego destaca por poseer valores socioculturales de especial significación humana y entre ellos están la vocación de servicio y el comportamiento humano que exige lo sanitario.

Los médicos gallegos que ejercen en Madrid son muy valorados apreciándose especialmente su alta capacidad de servicio y sus especiales dotes de amabilidad y trato humanitario. Tengo referencias abundantes de estos valores profesionales y humanos. El carácter gallego casa muy bien con la vocación de servicio y compromiso que exige la actividad sanitaria y los médicos gallegos las tienen suficientemente acreditadas. Su prestigio es muy valorado positivamente.

José Ramón Ónega en su despacho de la Casa de Galicia

¿Cómo definiría la galleguidad?
Es una forma de ser. Una herencia del pasado y una fuerza del presente. Es una parcela rica en matices humanos. Ser gallego es un destino. Todos los pueblos tienen sus características singulares que aprecian y valoran como distintivo frente a los demás. Pero los gallegos poseemos una herencia sólida asentada en virtudes humanas y creencias firmes. La herencia recibida abarca aspectos raciales, sociales y culturales muy definidos.

Asomega nació en Madrid pero su vocación es aglutinar a todos los médicos gallegos que ejercen en cualquier parte del mundo. ¿Nos “pasamos” de ambiciosos?
La medicina es ciencia universal nacida para ayudar al hombre, para curar sus dolencias y flaquezas físicas y psicológicas. Los médicos nunca se “pasarán” de ambiciosos porque su labor, su vocación y esfuerzo conducen a llevar la felicidad al hombre. Combatir el dolor, las carencias que le rodean no es ambición sino vocación de servir, voluntad de curar y combatir la enfermedad y las carencias.

Buena parte de su vida se ha desarrollado, por motivos profesionales, fuera de Galicia. ¿Cómo ha vivido su particular diáspora? ¿Mantiene allí casa a la que ha vuelto con regularidad, amistades permanentes, etc.?
Mantengo casa en mi pueblo a la que voy todos los veranos.

Como funcionario del Estado he servido distintos destinos. El que más me marcó fue la etapa de Gobernador Civil de Zamora y de Vizcaya. En el País Vasco contemplé la muerte absurda de ciudadanos inocentes y policías heroicos, inmolados en aras de ideas extremistas y credos equivocados. Hablando de medicina, cabría pedir el tratamiento médico de asesinos y cómplices. Dijo Ernest Hemingway que “conocer a un hombre y saber lo que tiene en la cabeza son asuntos distintos”. Y Samuel Johnson escribió que “se puede tomar como compañera a la fantasía, pero se debe tener como guía a la razón”.

Todos los años acudo a la llamada de la tierra en disfrute de vacaciones. Para mí el mes de agosto es parada y fonda, en que revivo los años de mi niñez y juventud. Mi hermano Fernando, periodista de reconocido prestigio, y yo, recargamos pilas y mantenemos la herencia de nuestros padres. Mosterio, en Lugo, es un oasis de felicidad. Además mi esposa, también gallega, catedrática de Física y Química, participa de los mismos sentimientos que procuramos inculcar a nuestros hijos y nietos. Retornar a nuestro pueblo es gozo extremo, placer de cadencias inenarrables. Mis paisanos lo saben y por ello nos han honrado con el hermoso regalo de nombrarnos Hijos Predilectos.

Vuelvo allí siempre que puedo. Mantengo casa en Mosteiro-Pol (Lugo) y propiedades heredadas de mis padres. Mi hermano y yo compartimos con gozo este legado paterno. Es una terapia, una voluntad firme y un deseo irrenunciable. Los gallegos, sin excepción, retornamos siempre al solar donde nacimos. El regreso, tanto como un sentimiento, es una necesidad, una vocación; además, como estudié la carrera de Derecho en la Universidad de Santiago, mantengo amigos y compañeros excelentes, con los que evoco el sagrado tiempo universitario.

¿Qué balance hace de sus años como Delegado de la Xunta de Galicia y Director de la Casa de Galicia? ¿Cuáles han sido los peores y los mejores momentos de estos once años?
Estos once años han sido los mejores de mi vida. Lo valoro más todavía, si cabe, por la etapa vivida como Gobernador Civil de Vizcaya que fue intensa y solemne, pero también trágica. En Zamora tuve ocasión de establecer contactos muy intensos con mis colegas portugueses, en una interpretación de la hermandad de lengua y cercanía con nuestros vecinos. En Vizcaya viví la tragedia de los asesinados por ETA, un drama que nunca olvidaré. Así que, como Delegado de la Xunta de Galicia y Director de la Casa de Galicia en Madrid, la acción desplegada en esta Casa me parece un paisaje cultural y humano de matices muy positivos y relevantes.

José Ramón Ónega

José Ramón Ónega en uno de tantos actos de Asomega celebrados en la Casa de Galicia.

 

En la Casa de Galicia trato de implantar y difundir los valores de Galicia y expandir nuestra cultura. Como Delegado de la Xunta mantengo contactos con gran parte de las Embajadas acreditadas en nuestro país. Entre otras, con las de Rusia, EEUU, Alemania, varios de Países Árabes y bastantes de Sudamérica. En el área cultural, campo al que presto especial atención, desarrollo con mis colaboradores una labor de intercambio especialmente con países sudamericanos. Pero la labor de más trascendencia ha sido, sin duda, abrir la Casa de Galicia a las instituciones gallegas radicadas en Madrid: Centros Gallegos, casas regionales y asociaciones profesionales. Aquí tienen su sede y espacio para sus reuniones empresarios, entidades culturales y demás asociaciones.

La labor cultural abarca una parte muy importante de la actividad desarrollada en la Casa, facilitando espacio y medios al sector creativo y artístico. Cientos de exposiciones, ciclos de conferencias y una parte muy destacada de actos de todo tipo ofertan una elevada cantidad de eventos, juntamente con la Oficina de Turismo cuya demanda es muy elevada. Más de 150 actos al año, de carácter cultural y un número importante de otros eventos, avalan la intensa actividad de la Casa de Galicia/Delegación de la Xunta en Madrid. Momentos peores, afortunadamente, he tenido pocos.

¿Confía en que pronto se pueda recuperar una cierta normalidad en la vida de la Casa de Galicia, tan alterada a causa de la pandemia?
Espero que así sea. Es triste la suspensión y aplazamiento de muchos actos por la pandemia y muy necesario continuar la labor encomendada. Hay que confiar que la vacuna que se anuncia como remedio para combatir el COVID, tenga resultados positivos. En este sentido, creo que tienen mucho que decir y hacer los médicos gallegos, cuya eminencia y probada profesionalidad, aportarán, sin duda, remedios y soluciones para mitigar esta tragedia mundial.

Era un compromiso pendiente desde hace tiempo concederle la Insignia de Oro de Asomega por su ayuda y cercanía. ¿Cómo describiría José Ramón Ónega su relación con nuestra entidad?
Deseo expresar mi agradecimiento más sincero al presidente de Asomega, Dr. Julio Ancochea y a su Junta Directiva de la Asociación de Médicos Gallegos en Madrid por concederme esta importante distinción, y que mucho valoro. En esta Delegación de la Xunta en Madrid tienen su casa para cuanto puedan precisar y demandar. Esta Insignia de Oro que se me concede quedará como ejemplo de amistad y reconocimiento. Al ser concedida por una asociación de tanto prestigio como Asomega, tiene para mí un valor excepcional. En la persona de su presidente, Dr. Julio Ancochea, y miembros directivos, deseo resumir un sólido reconocimiento de amistad y afecto, y la expresión de colaboración mutua y amistad permanente. La relación con Asomega no sólo es una prueba de amistad sino de ayuda y cercanía. Muy agradecido por todo ello.

XXV Aniversario de Asomega en la Casa de Galicia de Madrid, en 2019

Un buen ejemplo de la constante colaboración de la Casa de Galicia con Asomega; acogió el acto de celebración del XXV Aniversario de la entidad. En la foto el presidente de honor, Aniceto Charro; Francisco J. Ruza, ex presidente de Asomega; José Ramón Ónega; Ana Fernández-Teijeiro, miembro de la Junta Directiva de Asomega; Rafael López, oncólogo encargado de pronunciar la conferencia aquella tarde; y Julio Ancochea, presidente de Asomega.

José Ramón Ónega, distinguido con la Insignia de Oro de Asomega

Asomega ha podido materializar un compromiso que tenía fijado desde principios de este año: hacer un reconocimiento público a la figura de José Ramón Ónega, delegado de la Xunta en Madrid y director de la Casa de Galicia en la capital. La entrega de la Insignia de Oro 2020 de Asomega se ha realizado en un evento que ha podido seguirse solo vía online dadas las actuales restricciones vinculadas a la pandemia.

En él, el presidente de Asomega, Julio Ancochea, ha empezado destacando que Ónega, en sus once años al frente de la Casa de Galicia en Madrid, “siempre nos ha acogido y ha propiciado nuestras iniciativas. Esto, junto con tus extraordinarias cualidades humanas hace que los médicos gallegos sintamos un profundo orgullo al reconocerte con nuestra máxima distinción”.

Cualidades que ha glosado a renglón seguido: “Bonhomía, sensibilidad, señorío, cercanía, generosidad, humildad, compromiso, galeguidade acompañan siempre a José Ramón. Galeguidade, sí, este ilustre lucense de Mosteiro-Pol ama profundamente a Galicia y es uno de sus mejores embajadores”, ha asegurado.

Julio Ancochea, presidente de Asomega, expone las razones por las que se concede la Insignia de Oro a José Ramón Ónega

El presidente de Asomega ha recordado los versos de un paisano del galardonado, Manuel María, en los que afirma:

“Galicia é o que vemos:
a terra, o mar, o vento…
Pero hai outra Galicia
que vai no sentimento!

Galicia somos nós:
a xente e mais a fala.
Se buscas a Galicia
en ti tes que atopala!”

Emocionado discurso de Ónega

“Este acto no solo es emocionante sino que contiene un elevado grado de generosidad y amistad entrañable”, ha dicho José Ramón Ónega tras recibir la Medalla de Oro.

Inmaculada Ramos, vicepresidenta de Asomega; José Ramón Ónega, delegado de la Xunta en Madrid; Julio Ancochea, presidente de Asomega; y Ramón Jiménez, director de Actividades Culturales de la Casa de Galicia

Inmaculada Ramos, vicepresidenta de Asomega; José Ramón Ónega, delegado de la Xunta en Madrid; Julio Ancochea, presidente de Asomega; y Ramón Jiménez, director de Actividades Culturales de la Casa de Galicia

 

En un discurso trufado de atinadas citas, el delegado de la Xunta en Madrid ha mostrado su admiración por la profesión médica: “Los médicos son los fieles guardianes que velan por nosotros y su mejor medicina es un ánimo gozoso” ha dicho, recordando a Emerson. También ha evocado a Henri Becque: “La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”.

Ha concluido su intervención asegurando que “nunca olvidaré esta prueba de amistad y afecto. Gracias, muchas gracias, por este homenaje que mucho agradezco y valoro”.

Vídeo de Núñez Feijoo

En el transcurso del acto se ha proyectado un vídeo del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, anterior receptor de la Insignia de Oro de Asomega, que ha querido sumarse, aunque fuera de manera virtual, al acto de homenaje a Ónega: “Has sido el mejor embajador que podía tener Galicia en la capital, un enlace perfecto entre la Xunta y la meseta”. Además, ha asegurado que con su gestión ha elevado “hasta el significado de excelencia el hecho de que nuestra forma de ser españoles es ser gallegos”.

El presidente de la Xunta también ha agradecido a Asomega “la lectura amplia e integradora que hacéis de lo que es ser gallego en Madrid. En este momento ser gallego significa poner todo de nuestra parte y seguir unidos para salir de esta pandemia cuanto antes. Y sobre todo confiar en nuestra sanidad pública, que siempre es lo que nos ayuda a ver la luz”.

Santalices: homenaje de otro receptor de la Insignia

Como no hay dos sin tres, el acto ha contado con un tercer galardonado con la Insignia de Oro de Asomega, que también ha querido expresar su reconocimiento. Miguel Santalices, presidente del Parlamento de Galicia, ha enviado un vídeo en el que felicita a Ónega y le advierte de que “trae mucha suerte la insignia que va a recibir, puedo dar fe porque tengo la inmensa honra de tenerla también, de la que presumo a diario”.

También ha felicitado a la directiva de Asomega con su presidente Julio Ancochea al frente: “Les deseo todos los éxitos y un cariño especial para todas las personas de Asomega que pueden estar sufriendo la pandemia tanto desde el punto de vista personal como de amigos afectados por este maldito virus. Un recuerdo especial para el doctor Pérez Vázquez que falleció en la primera ola de la pandemia”.

Asomega entregará su Insignia de Oro a José Ramón Ónega el 26-11

Sus once años al frente de la Casa de Galicia en Madrid, que tantas veces ha acogido las iniciativas de Asomega, su apoyo entusiasta a cuantas actividades se le han propuesto desde la asociación y, por supuesto, su enorme calidad humana son factores más que suficientes que justifican que la Asociación de Médicos Gallegos haya decidido este año entregar su Insignia de Oro a José Ramón Ónega.

José Ramón Ónega y Julio Ancochea, presidente de Asomega, en uno de los actos que Asomega ha organizado en la Casa de Galicia de Madrid

José Ramón Ónega y Julio Ancochea, presidente de Asomega, en una imagen de 2018 correspondiente a uno de los actos organizados por Asomega en la Casa de Galicia de Madrid

 

Así lo decidió la Junta Directiva en su reunión del pasado mes de febrero y ahora, a pesar de las especiales circunstancias en que todos nos vemos inmersos a causa de la pandemia, se ha decidido materializar tal intención.

En un acto que se celebrará en la propia Casa de Galicia el jueves 26 de noviembre a las 13 h., el presidente de Asomega, Julio Ancochea, hará entrega de la distinción al delegado de la Xunta de Galicia en Madrid y director de la Casa de Galicia en la capital, José Ramón Ónega. El acto, debido a las restricciones a las que obliga la actual situación sanitaria, se desarrollará sin público pero podrá seguirse vía streaming en los canales de Asomega en YouTube y Facebook.

Pinchar sobre la imagen para abrirla en ventana nueva.

 

“El gallego es un pueblo sensacional”

“La gente es tan positiva en su forma de actuar, tan generosa, que se acuerda de un ciudadano humilde de Mosterio-Pol, Lugo, como soy yo para concederle el honor de hacerle partícipe de esos valores”. Así se expresaba el propio Ónega en una entrevista en Crónicas de la Emigración el pasado mes de abril al ser preguntado sobre la concesión de la Insignia de Oro de Asomega.

Añadía que “el gallego es un pueblo sensacional. Tiene unas virtudes y unos condicionamientos de tipo social, de forma personal de ser, que son difíciles de igualar por los otros pueblos de España. No digo que los otros sean menos, pero el pueblo gallego, esa raíz celta que emana en esas situaciones difíciles, complejas, es la simiente que nos dejaron los colonizadores en su momento y los primeros pobladores y también los siguientes. El pueblo gallego tiene una fuerza que no suele manifestar, porque somos un pueblo humilde, y con pasión por descubrir los valores positivos de la vida”, sostiene.

Añade que “la forma de ser, el sentido de la ciudadanía, el saber estar, eso se da en Galicia. Somos un pueblo genial en ese aspecto, como pueblo, como entidad pública y como protagonistas de un proceso histórico“.

Una vida volcada en el servicio público

José Ramón Ónega López nació en Mosteiro, Pol (Lugo) en 1939. Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago, es técnico de la Administración Civil del Estado. Ha ocupado diversos cargos públicos a lo largo de su dilatada trayectoria profesional, especialmente vinculados al Ministerio del Interior.

Entre ellos destacan los de gobernador civil de Zamora y de Vizcaya; director general de Política Interior desde 1996; presidente de la Comisión Nacional contra la Violencia Deportiva; secretario general de la Comisión Interministerial de Extranjería y presidente de la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio.

Desde 2009 es delegado de la Xunta en Madrid y director de la Casa de Galicia en la capital. En el año 2015 fue nombrado Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Es hermano mayor del popular periodista Fernando Ónega.

Es autor de diversas obras entre ellas: “Los judíos en el Reino de Galicia“, (Ed. Nacional, 1981) de la que se publicaron varias ediciones; “Odoario el africano. Colonización de Galicia en el Siglo VIII” (Editorial do Castro, 1988); “Perfil histórico, artístico y paisajístico del Concello de Pol” (1988); o la novela “El promontorio de los claveles marinos” (1999).

Además, ha firmado más de medio centenar de monografías sobre extranjería, asilo y temas sociales y ha sido colaborador habitual de la prensa gallega, en especial de El Correo Gallego durante más de una década.

Dos destacados miembros de Asomega, al frente de sus sociedades

Fin de semana de noticias relevantes para Asomega y para la medicina gallega en general: dos destacados miembros de la entidad encabezarán en los próximos años sus respectivas sociedades médicas. Se trata del vicepresidente Francisco García Río, que liderará la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), y de Ana Fernández-Teijeiro, que renueva como presidenta de la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátrica (Sehop).

Francisco García Río (Separ) y Ana Fernández-Teijeiro (Sehop)

El 53 congreso anual de la Separ, celebrado este año de forma virtual dadas las circunstancias, se ha cerrado con la elección en su Asamblea de Socios de su nuevo presidente para los próximos cuatro años. El neumólogo del Hospital La Paz Francisco García Río, vicepresidente de Asomega desde el pasado mes de septiembre, ha sido el elegido.

Otro miembro de Asomega optaba también a la presidencia de Separ: Esther Barreiro Portela, coordinadora de la Línea de Cáncer de Pulmón del Ciberes y coordinadora de la Unidad Funcional Multidisciplinar en Bronquiectasias, Hospital del Mar-IMIM, Parque de Salud Mar, Barcelona. Francisco Álvarez Gutiérrez, adjunto del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, era el tercer candidato en liza. García Río relevará en el cargo a Carlos A. Jiménez Ruiz.

Ana Fernández-Teijeiro repite en la Sehop

Por otra parte también este fin de semana se ha conocido que Ana Fernández-Teijeiro, vocal de la Junta Directiva de Asomega, revalida como presidenta de la Sehop.

Desde septiembre 2008 Ana Fernández-Teijeiro es jefe de Sección a la Unidad de Onco-Hematología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen de la Macarena de Sevilla, que forma parte de la Unidad de Referencia Nacional para retinoblastoma (CSUR). Desde 2016 es miembro de la red europea de unidades de referencia de tumores pediátricos (ERN-PedCan) y desde 2018 representante de su hospital en la Red Española de Ensayos Clínicos Pediátricos (RECLIP).

La Sehop reúne a oncólogos y hematólogos infantiles, cirujanos pediátricos, radioterapeutas y otros especialistas comprometidos en el estudio y el tratamiento del cáncer infantil. Fomenta e impulsa la investigación oncológica y pone especial empeño en cuanto pueda disminuir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer infantil, así como en velar por la calidad asistencial y la calidad de vida de los supervivientes y sus familias.

Satisfacción en Asomega

La coincidencia de ambos nombramientos se vive desde Asomega como una muestra del músculo de la medicina gallega, de sus profesionales y de quienes integran esta entidad.

Su presidente, Julio Ancochea -que por cierto precedió a García Río al frente de la Separ en el periodo de 2006 a 2009-, ha destacado “la alegría y orgullo que representa para Asomega contar en su Junta Directiva con personas como Fernández-Teijeiro y García Río, que conjugan liderazgo profesional y científico y reivindican sus raíces y compromiso con Galicia”.

Para el presidente de Asomega, que también ha felicitado a Esther Barreiro por su brillante candidatura a la presidencia de Separ, la presencia de miembros de Asomega al frente de las entidades que representan a los médicos es un indicador de la pujanza de la asociación.

“Asomega aspira a aglutinar a todos los profesionales de la sanidad gallegos en España y fuera de nuestras fronteras, y el hecho de que algunos de nuestros miembros más destacados demuestren su valía al frente de las organizaciones de las que forman parte transmite el potencial de nuestra asociación“, ha asegurado.

Presentado el libro “Memorias de la COVID-19” en el que colabora Asomega

“Una modesta aportación a la convivencia cívica, una llamada a la esperanza”. Este es el propósito del libro “Memorias de la COVID-19. Relatos de la Fase 1”, según sus editores, Julio Ancochea -presidente de Asomega- y Mario Braier

Portada de "Memorias de la Covid-19"

Entre el prólogo de Federico Mayor Zaragoza y el cierre de Diego Gracia Guillén, más de 80 firmas de profesionales sociosanitarios, de la comunicación y de la educación ofrecen sus particulares visiones del insólito episodio que nos toca vivir con un nexo común: la creencia de que la solidaridad es un factor contributivo en un nuevo escenario en el que ser positivo ha adquirido otro cariz.

El libro, promovido por la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (Red TBS-Stop Epidemias), ofrece una radiografía general de un momento histórico singular que desnuda nuestras carencias sistémicas e intenta ahondar en hasta dónde llegan nuestros valores solidarios. 

“Memorias de la Covid”, cuyo germen ha sido la newsletter del mismo nombre promovida por Red TBS, ha salido adelante gracias al patrocinio de Previsión Sanitaria Nacional (PSN), que responde a la estrecha vinculación que la mutua mantiene con las profesiones sanitarias, y también con el apoyo de empresas y entidades como Farmaindustria, el Hospital Universitario de La Princesa, la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), las Cátedras UAM-GSK “Respira Vida” y UAM-Roche “EPID Futuro”, y las empresas Chiesi España, Grupo Menarini, Sandoz y Serveis Clínics. También Asomega ha participado de forma activa en su gestación y ha contribuido a que este ambicioso e inusual barco llegue a puerto.

Esta primera edición cuenta con 10.000 ejemplares que serán distribuidos de manera gratuita entre los miembros del colectivo sociosanitario y de la comunicación. Puede acceder a un completo resumen de la obra en este enlace.

Firmas de Asomega

La colaboración de Asomega en la concreción de “Memorias de la Covid” ha ido más allá del apoyo institucional y logístico para la realización del libro. Aporta también una importante lista de autores al ya meritorio elenco que se ha reunido para dar forma a la propuesta. 

Además del propio Julio Ancochea, presidente de Asomega, plasman sus reflexiones en este libro Francisco García Río y José María Eiros Bouza, vicepresidentes; Esther Barreiro, miembro de la Junta Directiva; Emilio Bouza, ex integrante de la dirección de Asomega y actualmente socio; y los socios Miguel Carrero -presidente de Grupo PSN-, Pilar Rodríguez Ledo -vicepresidenta de la SEMG– y Joan B. Soriano, además de Iñaki Moreno, de Comunicación de la asociación.

Dossier Asomega: el presente de la asociación y sus proyectos inmediatos

La Asociación de Médicos Gallegos (Asomega) detalla en el presente documento su contenido, objetivos y proyectos a fecha de hoy. Además, en el dossier Asomega se especifica quiénes forman parte de su Junta Directiva y se explican las diversas fórmulas planteadas para que empresas, instituciones u otras asociaciones colaboren con la entidad.

El dossier Asomega se estructura en torno a cinco secciones:

    • Quiénes somos
    • Quién forma parte de Asomega
    • Qué hace Asomega
    • Hazte socio de Asomega
    • Cómo colaborar con Asomega

El primer y segundo puntos tienen por objetivo ofrecer una visión específica de los fines de la entidad y de identificar a sus miembros más destacados: los miembros de la Junta Directiva y algunos de los socios más conocidos.

El tercer punto es el más prolijo, ya que se centra en la descripción de los eventos que mejor definen la actividad de Asomega: la concesión del Premio Nóvoa Santos, la celebración de la Comida de Verano, la entrega de la Insignia de Oro a una personalidad destacada y la organización del Encontro de Médicos Galegos. Además, se detiene en los proyectos más recientes, como son Asomega Muller y Asomega Nova, y en algunos de los que están a punto de ver la luz, como la creación de Asomega Axuda, las becas a la medicina rural o los webinars.

El cuarto apartado del dossier Asomega explica las ventajas que para cualquier profesional sanitario vinculado con Galicia presenta la pertenencia a la entidad. Por último, el quinto punto detalla las formas de colaboración con Asomega para particulares, empresas e instituciones, que van desde la figura del Protecto de Asomega a la del Benefactor, pasando por vínculos más específicos como la figura del patrocinador o del anunciante en la web.

Ancochea: “Lo más importante que puedo hacer es que los pacientes respiren vida, sueños, esperanza”

“Un galardón por su solidaridad en la humanización, desde la pasión por lo profundo: el aire”. Así ha explicado el Centro de Humanización de la Salud San Camilo el reconocimiento concedido al presidente de Asomega, Julio Ancoechea, en la quinta edición de los Premios Humanizar. Estos galardones se han entregado en el marco de las XXV Jornadas Nacionales de Humanización de la Salud celebradas en la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir.

Julio Ancochea agradece el premio

José Carlos Bermejo, director del Centro San Camilo, ha sido el encargado de entregar el premio a Julio Ancochea. Éste lo ha agradecido asegurando que “soy neumólogo, no cardiólogo, pero este premio me llega al corazón. No en vano los pulmones abrazan al corazón en la caja torácica y quiero tener más corazón en mis manos”.

Para el presidente de Asomega los neumólogos “somos poetas del aire, aire para respirar, aire para vivir. Ese aire que faltaba a muchos de los enfermos que hemos atendido en los últimos meses en condiciones muy difíciles”.

Para ellos y sus allegados fue su última reflexión al recoger el premio: “Lo más importante que puedo hacer es que mis pacientes, sus cuidadores, sus familiares respiren vida, respiren sueños, futuro, solidaridad, esperanza“.

Premios Humanizar

Estos premios pretenden poner en valor tanto a entidades como a personas que dedican sus esfuerzos a la atención de la personas en situación de vulnerabilidad desde un punto de vista integral y humanizador dentro del ámbito social o sanitario, ofrecer un espacio de difusión de la cultura de la humanización de la salud, además de reconocer y motivar iniciativas sociales que promuevan una formación en el ámbito de la salud y lo social de calidad técnica y humana.

En su edición de este año los premios han reconocido también la labor de entidades como el Centro de Escucha de Pontevedra, Maset de Frater de Castellón y Colegio Jesús María San Agustín de Orihuela. A título personal, además del doctor Ancochea ha sido reconocido Julián del Olmo, periodista, sacerdote y misionero.

Foto de familia tras la entrega de los Premios Humanizar 2020

Los galardonados en los Premios Humanizar 2020

Momento en el que José Carlos Bermejo entrega su premio a Julio Ancochea

Renovada la Junta de Asomega en la Asamblea más numerosa de su historia

La convocatoria online de la Asamblea General de Asomega ha permitido que la edición de este atípico año 2020 sea la más multitudinaria de cuantas ha celebrado la asociación en sus 26 años de historia. Casi medio centenar de socios estuvieron representados en una reunión en la que se renovó en parte la Junta Directiva y se hizo balance del año transcurrido desde la anterior edición de la asamblea, que se celebró en Santiago durante el I Encontro Mundial de Médicos Galegos.

Foto de los asistentes, presenciales y virtuales, a la Asamblea General

Por abrumadora mayoría -solo una abstención y el resto de votos a favor- se aprobó la propuesta de renovación de cargos de la Junta Directiva presentada por la presidencia. Se concreta en que al cumplirse el ciclo como vicepresidente de Melchor Álvarez de Mon su puesto lo ocupará Francisco García Río.

A su vez, la vocalía que éste detentaba pasa a ser responsabilidad de Roberto Conde, socio de Asomega desde su fundación, miembro de su Comité de Honor y CEO de Nutrición Médica. El resto de miembros de la Junta, empezando por su presidente, se mantienen en sus cargos.

Agradecimiento a todos los socios

En su intervención ante los asistentes, el presidente de Asomega, Julio Ancochea, recalcó su agradecimiento a todos los socios “que comparten un sueño, un sentimiento” que es Asomega. Lo hizo extensivo a los miembros salientes y resto de componentes de la Junta Directiva, a los que reconoció su implicación y trabajo en estos años.

La Orden da Vieira, otras asociaciones gallegas en Madrid y las empresas que apoyaron el I Encontro Mundial de Médicos Galegos, con especial mención a Nutrición Médica también fueron mencionadas por el presidente. Asimismo recordó el apoyo recibido por parte Xunta, el Parlamento y en especial su presidente, Miguel Santalices.

Ramón Ónega, al frente de la Casa de Galicia de Madrid y Miguel Carrero, presidente de PSN y apoyo fundamental para Asomega en estos últimos años, recibieron también el reconocimiento de Ancochea.

Reconocimiento a Emilio Bouza

Tras el presidente varios socios tomaron la palabra a lo largo de esta Asamblea General de Asomega. Bartolomé Burguera, desde Cleveland, abogó por organizar más reuniones virtuales de este estilo entre miembros de la asociación para intercambiar conocimientos y experiencias.

Delia Cerviño afirmó que en Brasil la situación de la pandemia sigue siendo preocupante, aunque en su zona, Salvador de Bahía, el impacto ahora es menor. Expresó su alegría por que Asomega siga evolucionando y su deseo de que el año que viene podamos volver a reunirnos.

Roberto Conde, flamante incorporación a la Junta Directiva, recordó que él vio nacer Asomega “con el doctor Charro” (actual presidente de honor) y aseguró que en este momento “es un lujo ser de la junta”. Por su parte Ignacio Balboa quiso homenajear la figura del doctor Emilio Bouza, antiguo integrante de la Junta Directiva de Asomega, “que ha hecho gala de cómo un gallego se enfrente a una situación realmente difícil” al renunciar a la portavocía de la comisión conjunta de seguimiento de la pandemia creada entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno central al constatar los desencuentros entre ambas partes: “Puso por delante la ciencia y renunció”. 

Asamblea General de Asomega: el 29 de septiembre y online

Todos los socios de Asomega tienen una cita con la entidad el próximo día 29 de septiembre a las 19:30 h. La Asamblea General, órgano supremo y soberano de la entidad que se reúne anualmente en su sesión ordinaria, se celebrará este año por vía telemática a través de Zoom, en el enlace que los socios de Asomega recibirán en los próximos días a través de su correo electrónico.

La edición de este año presenta el siguiente orden del día:

  1. Lectura y aprobación del acta de la sesión anterior
  2. Informe del presidente. 
  3. Informe del secretario.
  4. Informe del tesorero.
  5. Elecciones / renovación de cargos de la Junta Directiva. 
  6. Asuntos de trámite.
  7. Ruegos y preguntas.

La anterior, en Santiago de Compostela

El año pasado la reunión de la Asamblea se produjo en unas circunstancias bien diferentes a las actuales. Coincidió con la celebración del I Encontro Mundial de Médicos Galegos que organizó Asomega en Santiago de Compostela los días 19, 20 y 21 de septiembre.

La reunión de la Asamblea tuvo lugar en el Hotel Monumento San Francisco de Santiago en las horas previas a la inauguración del Encontro.

Asamblea General de 2019 en Santiago de Compostela.

Asamblea General de 2019 en Santiago de Compostela.

Atribuciones de la Asamblea General

Cabe recordar, según los estatutos de la asociación, las facultades de la Asamblea General:

a) Elegir a los miembros de la Junta Directiva.
b) Aprobar el Plan General de Actuación de la Asociación.
c) Aprobar la gestión de la Junta Directiva.
d) Aprobar los Presupuestos Anuales de Ingresos y Gastos, tanto ordinarios como extraordinarios, cuando estos últimos sean necesarios.
e) Aprobar las cuentas correspondientes a cada ejercicio.
f) Aprobar el Reglamento de Régimen Interior.
g) Acordar la ratificación, si procede, de la pérdida de la condición de asociado, en los casos de baja forzosa decidida por la Junta Directiva en aplicación de lo dispuesto en el artículo 34 de los Estatutos.
h) Nombrar, a propuesta de la Junta Directiva, Presidentes de Honor de la Asociación, cuyo nombramiento deberá recaer en aquellas personas que por su prestigio y relevantes servicios en favor de los fines y actividades de la Asociación, merezcan tan excepcional distinción.
i) Acordar la disolución voluntaria de la Asociación por la mayoría cualificada y por las causas previstas en el artículo 32 de los Estatutos.

Jesús Vázquez Almuíña cierra su ciclo como conselleiro de Sanidade

Jesús Vázquez Almuíña deja su responsabilidad al frente de la Consellería de Sanidade tras cuatro años y medio en los que, según confesó en una reciente entrevista concedida al diario ABC, “tranquilos he tenido quince días” y, obviamente, ninguno desde que se declaró la alerta sanitaria por la Covid-19. 

En estos años ha mostrado su cercanía y apoyo a las iniciativas que Asomega ha ido desarrollando en Galicia. Prueba de ello fue su presencia en la inauguración del I Encontro Mundial de Médicos Galegos celebrado hace un año en Santiago de Compostela, las entregas de los últimos premios Nóvoa Santos a Bartolomé Burguera y José Ramón González Juanatey o el homenaje a los médicos rurales de Quiroga de 2017.

Julio Ancochea, presidente de Asomega, junto a Vázquez Almuíña en la inauguración del I Encontro Mundial de Médicos Galegos en septiembre de 2019.

Julio Ancochea, presidente de Asomega, junto a Vázquez Almuíña en la inauguración del I Encontro Mundial de Médicos Galegos en septiembre de 2019.

Nacido en Baiona en 1962, se licenció en Medicina y Cirugía General por la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela. Es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y experto universitario en Admisión y Documentación Clínica por la Universidad Complutense de Madrid, además de Máster en Derecho Sanitario por la Universidad de A Coruña.

Su carrera política arrancó en su ciudad natal, de la que fue alcalde de Baiona desde 2004 y diputado provincial en Pontevedra desde 2003. Además fue director provincial del Sergas de Pontevedra; director-gerente del Hospital Meixoeiro; coordinador del servicio de Admisión, Documentación Clínica y Atención al Paciente del Hospital Meixoeiro de Vigo; y médico del Servicio de Admisión del mismo hospital. Ha estado al frente de la Consellería de Sanidad de la Xunta desde octubre de 2015.

Vázquez Almuíña flanqueado por la vicepresidenta de Asomega, Inma Ramos, y el presidente, Julio Ancochea. A su lado, el presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, en la Comida de Verano de 2017 en Quiroga.

Vázquez Almuíña flanqueado por la vicepresidenta de Asomega, Inma Ramos, y el presidente, Julio Ancochea. A su lado, el presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, en la Comida de Verano de 2017 en Quiroga.

Gran reto para García Comesaña

Julio García Comesaña (Vigo, 1968) es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidade de Santiago y especialista en Radiofísica Hospitalaria. Tiene un máster en Administración Sanitaria por la Escuela Nacional de Sanidade, un programa de Dirección Sanitaria y otro de Liderazgo e Xestión Estratéxica.

Fue también subdirector xeral de Ordenación Asistencial e Innovación Organizativa del Servizo Galego de Saúde y coordinador de la Estratexia Galega contra o Cancro.

El nuevo conselleiro de Sanidade participó en el pasado Encontro Mundial de Médicos Galegos organizado por Asomega en el bloque de gestión sanitaria. Habló sobre lecciones aprendidas en este campo. Su intervención completa se puede recordar en este vídeo. 

 

Miguel Santalices continuará como presidente del Parlamento gallego

En 2018 Asomega hizo público su reconocimiento a la figura de Miguel Santalices al concederle su Insignia de Oro de ese año. Con ella, la entidad quería manifestar su agradecimiento hacia una personalidad del mundo sanitario y político cuyo apoyo a las distintas iniciativas que ha ido desarrollando en los últimos años ha sido constante y decidida. Una amistad que desde Asomega se agradece y se valora.

Este apoyo se materializó, por ejemplo, en su participación en el ciclo de conferencias de Asomega “Medicina y Humanidades”, en el que intervino para hablar de lo que más sabe: “Parlamento de Galicia, Medicina y sociedad”. 

Miguel Santalices durante su conferencia. Detrás, el presidente de Asomega, Julio Ancochea

Miguel Santalices durante su conferencia en el ciclo “Medicina y humanidades”. Detrás, el presidente de Asomega, Julio Ancochea

La entrega del último Premio Nóvoa Santos a José Ramón González Juanatey también contó con su presencia, así como el homenaje que Asomega rindió al Padre Feijóo en la misma jornada en el pazo de Casdemiro de Ourense. 

Igualmente fue decisiva su ayuda para la consecución del I Encontro Mundial de Médicos Galegos que Asomega organizó el pasado mes de septiembre en Santiago. Desde los primeros momentos de su organización, Santalices ya se ofreció para que la iniciativa llegara a buen puerto. Posteriormente, en el transcurso del evento fue la máxima autoridad política presente tanto en la inauguración como en la clausura, en representación del presidente de la Xunta, que por motivos de agenda no pudo asistir.

Inauguración del I Encontro Mundial de Médicos Galegos. Santalices, en el centro de la imagen

Inauguración del I Encontro Mundial de Médicos Galegos. Santalices, en el centro de la imagen

Momento de la intervención de Santalices en la clausura del I Encontro Mundial de Médicos Galegos

Momento de la intervención de Santalices en la clausura del I Encontro Mundial de Médicos Galegos

Santalices, diputado autonómico por la provincia de Ourense desde la V Legislatura, asumió por primera vez la Presidencia de la Cámara en enero de 2016. Ahora volverá a hacerse cargo de tal responsabilidad en esta XI Legislatura recién estrenada. Es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela, además de funcionario del cuerpo especial de Gestión y Administración Sanitaria.

Una cita pendiente: el homenaje de Asomega a la figura del médico rural

José Manuel Solla ejerce como médico de Familia en Allariz. Ha sido presidente de la Sociedad Española de Medicina General (SEMG) y en la actualidad es máximo responsable de SEMG Solidaria. En otras entrevistas ha manifestado que ejerce la medicina rural “por vocación”, porque “no quería tener pacientes sin nombres ni apellidos; quería estar más cerca de ellos y ayudarles, algo de lo que son un ejemplo de humanismo y sacrificio aquellas generaciones de médicos que hoy tienen más de 80 años”.

Precisamente esa medicina rural y sus profesionales iban a ser el motivo principal del homenaje que tenía previsto realizar en la Comida de Verano 2020 de Asomega, que se había programado para el 6 de agosto pero que ha tenido que anularse, al menos de momento, debido a la situación creada por la pandemia.

José Manuel Solla

José Manuel Solla fue presidente de la SEMG (foto: www.semg.es)

¿Cómo había organizado la comida de verano, qué tenía previsto?
Habíamos pensado en una temática de refuerzo de la figura del médico rural. Primero porque se celebra en Allariz, que aunque está muy cerca de la capital tiene una connotación claramente de ámbito rural. Segundo, porque aquí trabajaron médicos emblemáticos y representativos de la medicina rural. De hecho, fue motivo del libro de nuestro compañero Roberto Fernández Álvarez, “Enfermos pobres, médicos tristes”, centrado en la figura de uno de ellos, José Ribera, que tiene aún aquí familiares. La obra obtuvo el Premio Vicente Risco de Ciencias Sociales y se trata en el fondo de un estudio con cierto calado antropológico de la figura del médico rural. Sobre todo del médico rural que ejerció en la Galicia de la posguerra, ese médico rural que iba a caballo, que acudía a domicilio, que atendía partos, fracturas, que era polivalente.

A partir de ahí, se me ocurrió que, como Asomega viene realizando todos los agostos su comida anual de verano y propusieron hacerla en Allariz, esta de la medicina rural era una buena temática que abordar. Y también aprovechábamos para hacer un homenaje a profesionales locales.

Un concepto de médico rural antiguo, diferente al que hoy tenemos y que resulta muy literario.
De hecho en 2012 con nuestra productora de cine hicimos una película que estaba muy centrada en esa etapa oscura. Se centra en la figura del médico rural y al principio pensamos en hacer un documental pero acabó siendo un largometraje de ficción de aproximadamente hora y media. Se llama “Ventanas en el cuerpo” [José Manuel Solla fue guionista, además de productor]. La Comida de Verano de Asomega iba a ser una oportunidad para aunar todos esos esfuerzos: teníamos una obra literaria detrás y una obra cinematográfica y además podíamos aprovechar la presencia de familiares de esos médicos. El homenaje se iba a centrar en las figuras de dos médicos coetáneos, José Ribera y Pepe Oro, que representan al médico rural de la posguerra. Los dos viven en Allariz, los dos tienen familia en Allariz, los dos tienen hijos médicos. Se trataba de aunar la doble figura de estas dos personas muy conocidas en el municipio.

Lo que está claro es que la comida iba a ser una oportunidad para ello. Y es que la Atención Primaria y la medicina rural necesitan un foco todavía más especial. Ya lo necesitaba antes de la pandemia pero ahora parece que es todavía más urgente.
El gran error de esta pandemia ha sido no contar desde el principio con la Atención Primaria. Eso sin lugar a dudas, y se debe solucionar, darle autonomía y hacer entre todos hacer un sistema piramidal pero de abajo para arriba, no de arriba para abajo. Para que se puedan detectar los casos en origen desde el pequeño pueblo hasta la gran ciudad, que no siempre se consigue, y de ahí bloquear todos los contagios. Sería la vía más lógica si desde un principio se hubiesen hecho así las cosas y si se hubiera contado con los test y con todas las armas.

El médico de familia es tan especialista como un médico que ejerce en un hospital. ¿Qué nos falta para que su consideración sea tan alta primero entre los políticos y luego entre la población?
Sí es un tema primero, cultural; y segundo, España fue el único país para mí de Europa que tuvo un proceso tremendamente tormentoso en la adaptación de la especialidad de la Medicina de Familia, con conflictos de parte de la medicina general con la especialización de por medio. De hecho, a mí me tocó vivirlo y el proceso fue traumático, cuando el resto de Europa lo resolvió yo diría de una manera elegante, con una transición que contribuyó a la integración de todos esos médicos. Aquí fue al revés, hubo una especie de segregación y luego nunca hemos sabido manifestar la relevancia de nuestra función. A diferencia del médico inglés, que gestiona presupuestos, es el que mejor conoce internamente la sanidad y por lo tanto el que tiene la capacidad de derivar de la mejor manera. Además esa derivación luego influye en su valoración, tanto económica como de prestigio. 

Esto nunca ha sucedido en España. Creo que forma parte de esa falta de prestigio que en los medios de comunicación domina la fascinación por la tecnología, por la superespecialización, por lo anecdótico que es el caso especial que requiere una intervención. Aunque normalmente esto es reflejo del trabajo de la medicina de base. Un ejemplo: el trasplante cardiaco es llamativo, pero lo que no decimos es que se llega ahí por el fracaso en la mayor parte de las políticas preventivas que tienen que estar centradas en primaria. Esto es una constante. Y mientras no seamos capaces de transmitir socialmente todo eso es muy difícil. Es curioso porque el médico rural de antes si tenía ese prestigio, sí era una figura. Eso se ha ido diluyendo y creo que es un espacio que hay que ganar. Es lo mismo con todo el colectivo médico, pero especialmente en la atención primaria.

Pero la Atención Primaria va ganando prestigio y consideración a medida que se baja la mirada: desde la administración se le hace un caso justo pero los pacientes sí la valoran y eso lo viven ustedes todos los días.
Sí, eso es real, cada uno tiene ahí su puesto y esa figura hay que ganársela en el día a día en una batalla cotidiana. Y  así como existe un prestigio general, existe el prestigio personal. Estoy seguro porque todas las encuestas lo dicen así, que la valoración del médico de Atención Primaria es tremendamente alta. Sin embargo eso no se traduce en lo que hablamos, curiosamente. El prestigio social en lo genérico y no digamos ya en la apreciación a nivel político y económico.

José Manuel Solla junto a Julio Ancochea, presidente de Asomega, en la celebración del 30 aniversario de la SEMG (foto: www.semg.es)

José Manuel Solla junto a Julio Ancochea, presidente de Asomega, en la celebración del 30 aniversario de la SEMG (foto: www.semg.es)

Volviendo al tema de la comida de Asomega: ¿comparte la decisión de posponerla?
Totalmente. Creo que hay que ser muy sensatos. Estamos en un momento absolutamente de incertidumbre, sabemos un poco más de lo que sabíamos al principio de la pandemia pero justamente ahora mismo se están moviendo un montón de fichas que nos van a dar claves de lo que va a pasar de aquí al invierno. Pequeños rebrotes, la aparición de pequeñas mutaciones del virus en función de la zona geográfica de la que viene, la especulación sobre nuevos coronavirus… hay un momento de eclosión de información que tenemos que ir filtrando y seguro que de aquí al otoño tendremos más criterio. Ahora mismo pienso que no es un buen momento para hacer un acto multitudinario como venía siendo la comida de Asomega con 150 o 200 personas, ahora no es muy prudente.

¿Confía en que se pueda celebrar en otoño?
Yo creo que sí. Tenemos más medios ahora que al principio, de eso no hay duda, en Primaria ahora por lo menos tenemos medios de protección y de diagnóstico. Hay tests, rastreadores, etc. Nosotros a nivel rural tenemos un buen rastreo, nos conocemos todos, y es muy fácil la labor de ese médico rural de saber por dónde vienen las cosas. Ese es el activo al que hay que sacar partido y que no han aprovechado. Si se hubiese hecho esto desde el principio el bloqueo estaba ahí, era parte del éxito.

Ancochea: “Estamos dando pasos firmes para que Asomega siga creciendo”

El presidente de Asomega, Julio Ancochea, acaba de incorporarse a Previsión Sanitaria Nacional (PSN) como miembro de su Consejo de Administración. Con este motivo la revista corporativa de la entidad recoge una amplia entrevista con él en la que habla sobre la actual crisis sanitaria y su experiencia también como enfermo, su importante labor en el abordaje de patologías tan complejas como la EPOC y, por supuesto, su papel como presidente de Asomega, entre otros asuntos. Recordamos a continuación algunas de sus declaraciones.

Julio Ancochea, presidente de Asomega y nuevo consejero de PSN

COVID-19
“Han sido días muy duros. Un domingo que estaba de guardia coincidió con uno de los picos de marzo. Era como un gran almacén en rebajas pero lleno de mascarillas, lleno de gente desencajada esperando el resultado de su PCR”.

“El drama del propio paciente y su familia, la soledad en que se sufría era muy intensa y médicos y enfermeras nos convertimos en la familia de esos pacientes que no podían ver a los suyos”.

“La primera impresión al volver (tras superar la enfermedad) fue la de encontrarme con personas agotadas física y emocionalmente pero dispuestas a seguir dejándose la piel”.

LA GESTIÓN DE LA CRISIS
“La primera lección es que llegamos tarde. Los decisores deben fundamentar sus decisiones en lo que digan los expertos porque la Salud Pública no entiende de ideologías y jamás debe politizarse”.

“No somos suficientemente conscientes de la importancia de las medidas generales de prevención, distanciamiento e higiene. A pesar de todo, si vuelve estaremos más preparados”.

“Me considero defensor de la sanidad pública. En los últimos años ha habido cierta descapitalización tanto en recursos materiales como humanos. Ha faltado visión de futuro”.

“La inversión en I+D+I se ha reducido de manera significativa. Hay que apostar por la investigación”.

EPOC
“Es una gran desconocida. Es muy prevalente, más de dos millones de españoles la padecen pero el 74% no lo saben, lo que supone un infradiagnóstico. Es el paradigma de la enfermedad crónica pero no se le ha dado la relevancia que tiene”.

“Cada día hay más medidas para atajar esta enfermedad y se está avanzando pero aún no hemos conseguido democratizar la espirometría en Primaria, que sería un paso fundamental”. 

Asomega
“Asomega es un sentimiento profundo que tenemos los médicos gallegos, especialmente los que estamos fuera de nuestra tierra”.

“En los últimos años se han puesto en marcha distintas iniciativas para visibilizar su labor. Quizá lo más ambicioso fue el I Encontro Mundial de Médicos Galegos“.

“Desde una posición modesta, creo que estamos dando pasos firmes para que continúe creciendo. Asomega Muller y Asomega Nova son buenos ejemplos de ello”.

La visita a Allariz queda pendiente: Asomega suspende su comida de verano

“Lo prudente en función de las circunstancias actuales es posponer la Comida de Verano de 2020“. Estas palabras de Francisco García Río, responsable del Comité Científico de Asomega, resumen el sentir de la Junta Directiva, que en su última reunión tuvo que tomar una decisión tan dolorosa como sensata dada la situación.

Tras las recordadas y muy celebradas experiencias recientes en Bayona (2019), Santiago (2018), Quiroga (2017) o A Pobra de Trives (2016), este año la cita iba a tener lugar el 6 de agosto en el municipio orensano de Allariz, donde ejerce como médico de Familia José Manuel Solla, miembro de Asomega y presidente de la Fundación SEMG Solidaria, entidad sostenida por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, que también presidió.

El doctor Solla, que era el encargado de organizar el evento de este año en su pueblo, es consciente de que estamos en un momento de incertidumbre: “Sabemos un poco más que al principio de la pandemia, pero justo en este momento se están moviendo un montón de fichas que nos van a dar claves de lo que pasará de aquí al invierno“.

Señala cuestiones como los rebrotes, pequeñas mutaciones del virus en función de la zona geográfica de la que viene, la especulación sobre nuevos coronavirus, etc. Considera que este es “un momento de eclosión de información que tenemos que ir filtrando y de aquí al otoño tendremos más criterio. Por eso creo que ahora mismo no es un buen momento para hacer una cita multitudinaria como venía siendo la comida de verano Asomega, no es muy prudente“.

En similares términos se ha expresado el presidente de Asomega, Julio Ancochea, que ante la Junta Directiva apeló a “la labor ejemplarizante que debemos desempeñar como médicos” y, desde esa perspectiva, afirmó: “Considero que la comida no debe celebrarse. Este año, y es una pena, debe al menos posponerse“. 

Queda abierta la posibilidad de que se pueda celebrar en otoño, un tiempo en el que, según Solla, acercarse a Allariz resulta especialmente recomendable con la campaña de castañas y setas en pleno apogeo; o con la Feria de Artesanía de finales de septiembre; o con la Feria de Otoño de noviembre; o con las Fiestas de Samaín en torno al Día de los Santos… Pruebas, todas ellas, de que en cualquier caso una visita a Allariz siempre está más que justificada.

Asomega emplaza a socios y amigos a la próxima convocatoria de la comida de verano cuando ésta sea posible. Lo hace desde el convencimiento de que todos entenderán la necesidad de tomar tal decisión y desde el convencimiento de que comparten con la asociación el mensaje de prudencia y responsabilidad –sentidiño, en definitiva- que todos y cada uno tenemos que difundir estos días en nuestro entorno más cercano.

La próxima Asamblea General de Asomega ya tiene fecha: 15 de septiembre

El buen recuerdo de la Asamblea General anterior, que se celebró en Santiago de Compostela en las horas previas al I Encontro Mundial de Médicos Galegos, impregnará sin duda la celebración de la convocatoria de este año, que tendrá lugar el próximo 15 de septiembre, martes, a partir de las 19:30 h. en la sede de Previsión Sanitaria Nacional en Madrid. En ella se procederá, entre otros asuntos, a la renovación parcial de la Junta Directiva.

Esta decisión se ha tomado en la última reunión de la Junta Directiva de Asomega que ha tenido lugar esta semana. En ella el presidente, Julio Ancochea, ha constatado que las dificultades por las que atraviesa la sociedad en su conjunto afectan, como no podía ser de otra manera, a Asomega.

En su intervención ha recordado a los sanitarios fallecidos a causa de la pandemia, con una mención especial a José Manuel Pérez Vázquez, socio fundador de la entidad.

Por lo que se refiere a las actividades propias de la asociación, el presidente ha señalado que quedan pendientes, pero no en el olvido, cuestiones como el desarrollo del plan estratégico, del que ya se esbozaron algunas líneas interesantes en la anterior reunión de la Junta Directiva; la convocatoria de la beca organizada por Bartolomé Burguera en la Cleveland Clinic, que se llevará a cabo cuando las circunstancias lo permitan; y el anuncio y convocatoria de la 22ª edición del Premio Nóvoa Santos, que se concretará después del verano.

Comida de verano

Otro de los asuntos centrales de esta reunión era determinar si finalmente se organizaba este año la tradicional Comida de Verano de Asomega.  Ancochea ha sido claro a este respecto: “Mi propuesta es que este año, y es una pena, debe al menos posponerse“. El presidente ha apelado a “la labor ejemplarizante que debemos desempeñar como médicos” y a la atención a la actual situación epidemiológica como razones de peso para no seguir adelante con la propuesta que estaba en vigor. Ésta preveía celebrar el acto el 6 de agosto en Allariz.

En función de la disponibilidad de fechas y, sobre todo, de cómo avance la situación de la pandemia, se planteará la opción de celebrar la Comida el próximo otoño. La Junta Directiva respaldó por unanimidad esta propuesta del presidente.

Julio Ancochea: “Asomega mira al futuro con proyectos muy ambiciosos”

“Asomega es un sentimiento profundo. Para muchos médicos gallegos que estamos fuera de Galicia Asomega es un sueño que compartimos“. Con esta contundencia se refiere Julio Ancochea a lo que la asociación sigue suponiendo para sus miembros, una ilusión que él sabe transmitir y que no ha disminuido pese a las circunstancias tan graves que atravesamos.

En una entrevista en el programa de Onda Madrid “Fórmula salud”, presentado por Alipio Gutiérrez, Ancochea explica que los miembros de la entidad “tenemos unas raíces profundas y reivindicamos nuestra infancia, nuestra familia. Asomega nos aglutina”.

Recuerda que la asociación cumplió 25 años en 2019 y que antes de la pandemia tuvo ocasión de mostrar su pujanza con la celebración en Santiago del I Encontro Mundial de Médicos Galegos, la entrega del 21º Premio Nóvoa Santos, que recayó en el cardiólogo González Juanatey, y de la Insignia de Oro a Núñez Feijoo.

Ilusión intacta por los nuevos proyectos

Un pasado reciente con actividades de peso que han dado contenido y presencia a Asomega, pero que necesitan de nuevos proyectos para consolidar a la entidad. Entre ellos, Julio Ancochea se refiere a Asomega Sociosanitaria y Humanista, que volverá a desplegarse con un nuevo ciclo de conferencias, y Asomega Internacional, que está materializándose en una red de aulas Asomega por el mundo con embajadores como Miguel Cabanela en la clínica Mayo de Rochester, Bartolomé Burguera en Cleveland, Delia Cerviño en Brasil, Olaia Naveiras en Suiza, Andrés Rodríguez Lorenzo en Suecia, Augusto Azuara en Belfast o García Basteiro en Mozambique.

El presidente también se ha referido a proyectos recientemente lanzados como Asomega Muller, “porque hay que reivindicar que las mujeres científicas relevantes ocupen el lugar que les corresponde”, y Asomega Nova porque “Asomega tiene que rejuvenecerse y tiene que mirar al futuro”.

Avances en EPOC y valores

La entrevista a Julio Ancochea en Onda Madrid también ha abordado su condición de jefe de Servicio de Neumología del Hospital La Princesa y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. Como experto en el abordaje y tratamiento de la epoc se ha congratulado de la financiación de los tratamientos antitabaco: “Tenemos productos que han demostrado su eficacia para reducir el número de fumadores a medio y largo plazo. Es toda una inversión, cómo hemos tardado tanto en tomar una decisión al respecto”, se pregunta. 

Habla de los tratamientos farmacológicos, que están mejorando a pasos agigantados haciéndose cada vez más eficientes y amigables para el paciente y, por tanto, más fáciles de seguir por su parte. Pero recalca la conciencia cada vez más clara de que “hay que ponerse en la piel del paciente“.

En este sentido, señala la existencia en su hospital del proyecto Be Neumo Be You, “que trata de recuperar los valores, la visión más humanizada y humanista de la medicina“. Una profesión que, según asegura, “se basa en el respeto a la vida y a la dignidad, la asistencia y cuidado del enfermo, el rigor científico, medicina basada en la evidencia, sí, pero hay algo más, hay sentimientos, trato humano, empatía, el médico y el paciente persona. Somos personas que trabajamos por y para personas que piensan, sienten, lloran y viven una situación de incertidumbre”.

Por eso considera que la humanización es un asunto ético que tiene que ver con valores “que nos llevan a diseñar políticas y programas relacionados con la dignidad de la persona“. 

Bartolomé Burguera presenta la primera beca Asomega en la Cleveland Clinic

Bartolomé Burguera es especialista en obesidad y diabetes. Estudió en la Universidad de Santiago de Compostela y actualmente ejerce en la Cleveland Clinic, donde preside el Instituto de Endocrinología y Metabolismo (EMI). 

Su vinculación con Asomega es intensa: además de que fue merecedor del XX Premio Nóvoa Santos, es uno de los miembros más activos de la entidad en el extranjero, como demostró en el pasado Encontro Mundial de Médicos Galegos. Allí fue uno de los ponentes que con más entusiasmo defendió la creación y fortalecimiento de lazos entre los médicos gallegos que ejercen en cualquier parte del mundo. 

Convencido de ello, ahora ha querido dar un paso más ofreciéndose para poner en marcha la primera beca Asomega de corta estancia en la Cleveland Clinic para médicos gallegos, que se lanzará en los próximos meses.

En esta entrevista Bartolomé Burguera habla sobre ello y se refiere también a la forma en que se ha organizado en su centro la lucha contra el Covid-19.

Bartolomé Burguera

Bartolomé Burguera en el I Encontro Mundial de Médicos Galegos que organizó el pasado mes de septiembre en Santiago, donde fue uno de los ponentes

CLEVELAND CLINIC ANTE EL COVID

Antes de entrar en la materia que nos ocupa es obligado hacer referencia a la difícil e insólita situación en que nos encontramos a causa del Covid-19. ¿Cómo lo están afrontando en la Cleveland Clinic? ¿También allí, como en España, sanitarios de todas las especialidades están volcados en hacer frente a ello?
En nuestra institución tuvimos la suerte de tener tiempo suficiente para prepararnos ante esta pandemia. Se creó un Comité de Emergencia en febrero dedicado específicamente a la preparación de logística de todos los componentes/necesidades  para poder lidiar con el peor escenario de casos COVID (los primeros modelos predictivos indicaban que podríamos llegar a tener hasta 8000 ingresos).

Desde el primer momento se trabajó en equipo, con partes informativos diarios y transparencia absoluta de número de test realizados, pacientes ingresados e impacto económico. 

La prioridad número uno fue la seguridad de nuestros pacientes y de nuestros profesionales; por lo que  una de las primeras medidas fue la utilización de protección adecuada y de la misma forma asegurarnos de tener una reserva suficiente de la misma. Esta reserva no fue nunca inferior a un mes.

Nuestro Instituto de Patología fue de los primeros en desarrollar un test de COVID efectivo y con rapidez comenzamos  a hacer test COVID 19 a pacientes y empleados con síntomas.

En segundo lugar se crearon módulos didácticos para que los médicos que ahora estaban menos ocupados (debido a cancelación de cirugías no esenciales y disminución de nuestras consultas hasta un 30%), pudiesen incorporarse a ayudar en UCI y en planta a tratar pacientes con COVID 19.  Se crearon más de 50 equipos interdisciplinares liderados por intensivistas e internistas, que afortunadamente no necesitaron entrar en acción pues nunca llegamos a tener desbordadas nuestras UCI o plantas.

También fue necesario el evaluar el espacio para potencialmente poder tratar a estos pacientes tanto en la UCI, como en planta. Por ello se habilitaron áreas pre-quirúrgicas y de reanimación como UCIs. De cara a incrementar el número de camas de planta, también se habilitaron nuestra Facultad de Medicina y el Hotel Intercontinental asociado a la clínica.

Nuestra clínica, al igual que otros centros académicos del estado de Ohio, ha mantenido desde el primer momento un contacto diario con la Oficina del Gobernador del Estado de Ohio, el Sr. Michael DeWine,  para consensuar las medidas  a ir tomando para hacer frente a esta pandemia. El estado de Ohio fue, el 22 de marzo, uno de los primeros en establecer ciertas medidas de confinamiento, invitando a los ciudadanos a permanecer en casa, cerrando escuelas, y cancelando congresos y exposiciones para prevenir la propagación del virus. Éstas medidas añadidas al distanciamiento social y medidas higiénicas adecuadas consiguieron que nuestra curva de pacientes positivos con COVID 19 que requirieron ingreso al hospital, se nivelase ya hace dos semanas.

El número de ingresos con COVID 19 nunca superó 170 pacientes en nuestros hospitales. El número de empleados de la clínica que han dado positivo para COVID 19  ha sido muy pequeño, solo 336 empleados de los 50,000 que tiene la clínica. Solo 30 requirieron ingreso hospitalario y no habido afortunadamente ningún fallecimiento. Actualmente y desde hace una semana, nuestra clínica abierto para consultas presenciales, antes sólo veíamos urgencias y casos en los realmente eran imprescindible visitas presenciales.

De la misma forma el volumen quirúrgico había caído a un 30% durante la pandemia, desde hace una semana además de cirugías de urgencia ya hemos empezado hacer cirugías no esenciales.

Actualmente estamos a un 70% de volumen. Confiamos que de aquí a dos semanas estaremos al 100%. De importancia es el hecho, que mientras muchos hospitales han tenido que despedir empleados o pedirles que tomaran bajas sin sueldo, nuestra institución no ha despedido a ningún empleado. Igualmente no ha habido reducciones de sueldo.

Bartolomé Burguera recibiendo el Premio Nóvoa Santos.

Bartolomé Burguera recibiendo el Premio Nóvoa Santos que le entregó Alberto Núñez Feijoo. En la foto, ambos con varias personalidades de la Xunta de Galicia y miembros de la Junta Directiva de Asomega.

EL MUNDO POST-COVID

¿Qué lecciones cree que nos dejará esta crisis, desde el punto de vista médico y social?
Desde el punto de vista médico pone de manifiesto la importancia de estar preparados para responder con rapidez ante cualquier emergencia médica, evidencia la necesidad de invertir en prevención y de contar con expertos que puedan exponer sus opiniones sin presiones políticas. También evidencia  las virtudes y limitaciones de los diferentes sistemas sanitarios en el mundo.

Durante esta pandemia también se puso de manifiesto el tremendo potencial de la telemedicina o medicina virtual. Todos los Institutos de nuestra institución se vieron en la necesidad de adoptar rápidamente este modelo de atención medica. Nuestro Instituto de Endocrinología pasó de realizar 130 visitas virtuales en febrero a 400 diarias en marzo.

De la misma forma se plantean importantes incógnitas tales como, ¿hasta qué punto el cuidado que proporcionamos a nuestros pacientes a través de una visita virtual es comparable (en diferentes especialidades) al proporcionado en una visita en persona? ¿Es este tipo de atención bien recibido por la población en general? por los facultativos? ¿Seremos capaces de proporcionar un cuidado óptimo a un número importante de pacientes a través de través de visitas virtuales?

Es evidente el importante ahorro en tiempo, dinero y en estrés que una visita virtual proporciona comparado con una visita en persona. Creo que muchas especialidades pueden proporcionar más de 50% de su atención médica a través de visitas virtuales y endocrinología, es sin duda una de ellas.

Desde el punto de vista social esta pandemia ha puesto de manifiesto lo vulnerables que somos como sociedad pero la misma forma ha mostrado que el trabajo en equipo con buen liderazgo y con medios, nos permite enfrentarnos a cualquier adversidad.

La pandemia nos va a dejar un escenario mundial diferente que aún no sabemos bien cómo se va a definir. ¿Qué mensaje le trasladaría, en estas circunstancias, a los estudiantes de Medicina, qué han de tener en mente ante el mundo que se van a encontrar cuando empiecen a ejercer?
Yo animaría a los jóvenes ante todo a perseguir sus sueños profesionales e invertir todo el esfuerzo necesario para conseguir esas metas. El sentirte realizado en tu profesión forma parte importante del desarrollo como individuo y contribuye a ser más productivos y asentirnos más contentos con nuestras vidas.

De la misma forma creo que es muy importante que nuestros jóvenes se centren en dedicar parte de su formación a  aprender inglés. Sin duda esto tendrá impacto en los textos los textos y artículos que puedan leer  y en su participación en reuniones/proyectos internacionales.

AULA ASOMEGA Y BECA EN LA CLEVELAND CLINIC

Uno de los mayores retos una vez que pase el punto álgido será encontrar la forma de volver a la normalidad. Anticipándonos a ello, le preguntamos respecto a uno de los proyectos más ilusionantes que afronta Asomega: la convocatoria de becas presenciales en el extranjero para médicos gallegos. ¿En qué consiste la beca que usted está organizando en la Cleveland Clinic?
Efectivamente en colaboración con  Asomega hemos establecido una beca de estancia corta en Cleveland Clinic para médicos gallegos asociados a Asomega.

Esta beca ofrece la estancia de un mes en el Instituto de elección del premiado, cubriendo igualmente gastos de estancia y viaje. Obviamente tendremos que esperar a que la situación regrese a la nueva normalidad y la Clínica permita de nuevo las estancias cortas a médicos de otros países. 

¿Quién podrá optar a ella? ¿Qué perfil cree que es el que mejor se adapta?
Médicos especialistas asociados a Asomega que deseen exponerse a la medicina de este país,  para ver cómo se afrontan aquí los problemas que ellos ven cada día en sus consultas. Tener la oportunidad intercambiar ideas, ver protocolos terapéuticos o técnicas quirúrgicas determinadas, así como el  establecer futuras colaboraciones científicas.

BURGUERA, UNA REFERENCIA PARA JÓVENES PROFESIONALES

Bartolomé Burguera ha desarrollado en el extranjero. Aunque es joven, desde que se licenció hasta hoy las posibilidades de desarrollo profesional en España han evolucionado y mejorado en muchos casos. ¿Animaría, pese a todo, a los jóvenes profesionales a emprender un camino similar al suyo?
Esta sin duda es una decisión muy importante donde intervienen muchos factores personales,  familiares, sociales y económicos.

Creo que es importante el encontrar una situación profesional que permita desarrollar tu carrera, potenciando tu formación y desarrollo, que te permita cuidar de tus pacientes en un  ambiente seguro y que de la misma forma, contribuya a tu desarrollo como individuo y también te recompense económicamente por todos los sacrificios y esfuerzo que has invertido en llegar hasta donde estás. Es necesaria la presencia de incentivos con una carrera profesional cuya meta sea el crecimiento y formación continuada y óptima de los profesionales para que puedan continuar proporcionando el mejor tratamiento médico a sus pacientes. Esta responsabilidad es de los profesionales pero con el apoyo de sus gerentes y no en manos de compañías farmacéuticas.

De la misma forma creo que es imprescindible trabajar en un sistema serio y económicamente sólido, que va a responder y a protegerte en las situaciones difíciles y que este dirigido por profesionales con experiencia y no por políticos con limitada formación en salud, independientemente del partido que sean.

La medicina en España tiene sus pros y contras al igual que en otros países europeos o en Estados Unidos. Tristemente ante la presión se ponen en evidencia las limitaciones y las debilidades de los sistemas sanitarios, ya que obviamente ninguno es perfecto. En Estados Unidos pronto se alcanzaran los 100,000 muertos por COVID. Sin duda factores políticos, económicos, sociales y de salud pública se encuentran detrás de estos datos.

De la misma forma es lamentable que España sea el país del mundo con más personal sanitario expuesto a COVID, 20% de los infectados, (casi 40,000 profesionales) comparado al 10% de Italia o 3% en Estados Unidos. Este dato es significativo y da cierta idea del margen de maniobra del Sistema de Salud Español.

Álvarez de Mon: “España y Galicia tienen un gran capital de conocimiento investigador”

El catedrático de Medicina Interna e Inmunología y jefe de servicio del Hospital Universitario de Alcalá de Henares Melchor Álvarez de Mon se define como “activo galleguista de Asomega”, entidad de la que es vicepresidente. En una entrevista recientemente publicada en El Correo Gallego analiza la situación provocada por el Covid-19.

Tras explicar cómo ataca al sistema inmune, reflexiona sobre cómo puede comportarse el virus cuando se vayan suavizando las condiciones del actual confinamiento. “Lo ideal es hacer estudios diagnósticos a toda la población y detectar a esos casos no sintomáticos u ocultos y aislarlos con sus contactos en un periodo de cuarentena”, señala. Aunque añade que como no parece que se vayan a tomar medidas en ese sentido “es factible predecir repuntes de la enfermedad y su persistencia en nuestra sociedad”.

El mayor problema, afirma, es que para conocer los factores de riesgo aún “nos basamos en la clasificación de la enfermedad en criterios clínicos y analíticos muy genéricos e imprecisos”. El objetivo principal de la investigación al respecto debe ser, además del desarrollo de antivíricos, desarrollar el conocimiento necesario para individualizar los tratamientos.

“La investigación en la comprensión de las enfermedades, de su diagnóstico y tratamiento ha sido clave en el increíble progreso que ha alcanzado la medicina en las últimas décadas”, asegura. De ahí que considere determinante “la relevancia de la investigación académica de universidades, de instituciones como el CSIC y similares y de la industria farmacéutica”.


Pinche sobre la imagen para ver la entrevista completa.

En este sentido, resalta que “España y Galicia tienen un gran capital de conocimiento investigador y grandes estructuras de trabajo en sus universidades, hospitales y en sus relevantes institutos de investigación biosanitaria. Conozco especialmente el de Santiago y es excelente“. Dedicar recursos económicos a ello constituye, a su entender, una necesidad aún más imperiosa en las actuales circunstancias.

Concluye la entrevista el profesor Álvarez de Mon formulando un deseo que, según explica, debería entenderse como una necesidad imperiosa: “La formación de un grupo internacional de profesionales de la salud y de la gestión eficiente de recursos para acudir rápidamente a los focos que puedan aparecer de infecciones y enfermedades en este mundo global”.

“Recuerdo especialmente las clases con los doctores Navarrina y Juanatey”

Emanuel Barberá se licenció en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela en 2004 e hizo la especialidad en el Servicio de Oftalmología del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago.

Máster en “Patología y Cirugía de la mácula, Vítreo y Retina”, organizado por el Institut Universitari Barraquer, actualmente coordina el Centro Médico Quirónsalud A Coruña, pionero en Galicia para la atención integral de la visión. Además, ha realizado el máster de gestión y liderazgo EMBA de Esade Business & Law School.

En su experiencia profesional ha centrado sus funciones en las áreas de Retina Médica y Glaucoma y tiene gran experiencia quirúrgica en cirugía de cataratas, párpado, glaucoma y superficie ocular.

Es jefe de Servicio del Instituto Oftalmológico Quirónsalud de A Coruña. Además, Emanuel Barberá es una de las más recientes incorporaciones a Asomega Nova. Conversamos con él sobre su carrera y sobre cómo está viviendo la actual crisis causada por el coronavirus.

¿Lugar de nacimiento?
Buenos Aires, Argentina.

¿Dónde estudió Medicina?
En la Universidad de Santiago de Compostela.

¿Por qué tomó esta decisión?
Por pura vocación. En mi casa mi padre era médico dentista y yo siempre tuve muy claro que quería dedicarme a la rama sanitaria.

¿Qué recuerdo guarda de su universidad?
Fueron años muy duros, de mucho esfuerzo y trabajo, pero al mismo tiempo tremendamente enriquecedores y una experiencia vital única.

¿De qué profesores mantiene una memoria más vívida?
Recuerdo con cariño desde esos primeros contactos con la Medicina, estudiando Anatomía con el doctor Navarrina y observando mis primeros cadáveres, hasta ya entrado en materia, descifrando los secretos del electrocardiograma con el doctor Juanatey.

¿Qué le hizo decidirse por su especialidad?
Una profunda vocación de tratar pacientes y ayudar al prójimo.

¿Se ha arrepentido alguna vez de aquella elección?
Jamás.

En estos tiempos de superespecialización, ¿cuál su área profesional principal?
Ante todo me considero con orgullo un oftalmólogo general. Intento abarcar una oftalmología general lo más amplia posible. Si bien me he dedicado más profundamente a la cirugía del cristalino, que es lo que más me apasiona, el glaucoma y la retina médica.

Emanuel Barberá en su consulta.

¿Clínica o investigación? ¿Se puede ejercer la una sin la otra?
Creo que lo mejor es una combinación de ambas, aunque muchas veces es difícil compaginarlas por cuestiones de tiempo.

¿Cómo ha avanzado su especialidad desde que comenzó a ejercer hasta hoy, qué es lo que más le llama la atención al respecto?
Los avances tecnológicos han permitido una mejora en el diagnóstico de ciertas patologías y también en el tratamiento quirúrgico. Hoy podemos no solo devolver la vista a nuestros pacientes, sino también mejorar mucho su calidad de vida con intervenciones más rápidas, más seguras y aspirando a alcanzar objetivos cada vez mayores como conseguir la independencia de gafas.

¿Son los médicos gallegos un referente en su especialidad?
Sin lugar a duda. Hay un gran potencial en la medicina gallega, que, como parte de nuestra historia y cultura de emigrantes, la hemos exportado al resto del mundo.

¿Qué le ha animado a incorporarse a Asomega Nova?
Me ha gustado el proyecto de crear una red de médicos en todo el mundo que comparten sentimientos y pasión por la medicina y por Galicia.

Aproveche la situación: ¿qué espera usted de Asomega, qué le pediría a una asociación de estas características?
Que pueda crecer y convertirse en una gran organización de personas con afinidades similares, que potencie el talento de los médicos gallegos.

Asomega Nova parecería que navega contra la corriente: busca la participación y la implicación colectiva de la gente más joven, teóricamente más reacia a involucrarse en este tipo de proyectos. ¿Qué le supone a un joven sanitario sumarse a esta iniciativa?
Supone la ilusión de pertenecer a un proyecto apasionante.

Asomega se define como “un sentimiento compartido” y aboga por conjugar sentimiento, rigor y pasión, afectos y conceptos. ¿Comparte esta visión?
Sin lugar a duda. La pasión es un sentimiento que nos da el impulso para crecer y mejorar día a día.

¿Cómo está viviendo la situación actual? Si está en activo, ¿cómo está colaborando contra la pandemia, teniendo en cuenta que su especialidad no está relacionada directamente con ella?
Trabajo en un hospital privado del grupo Quironsalud y, por lo tanto, actualmente estamos intervenidos por el Ministerio de Sanidad. Nuestra actividad se ha visto reducida notablemente al suprimir la actividad programada tanto de consulta como de cirugía con el fin de reservar los recursos para los pacientes infectados por el COVID-19, por lo que en el Instituto Oftalmológico Quirónsalud de A Coruña solo atendemos urgencias. De hecho esta semana solo hemos atendido a un paciente con glaucoma y hemos operado un desprendimiento de retina.

Sin embargo, aunque nuestra especialidad no está relacionada directamente con los pacientes afectados de COVID-19, no debemos olvidar que ante todo somos médicos, y creo que es nuestra misión pasar a la primera línea de batalla si la situación lo requiere para servir a los pacientes y a nuestra sociedad.

¿Qué lecciones cree que nos dejará esta crisis, desde el punto de vista médico y social?
Creo que habrá un antes y un después en nuestra sociedad tras el paso de esta pandemia, sobre todo en lo referente a nuestra escala de valores. Si te fijas, de los problemas que ocupaban toda nuestra actualidad informativa apenas ya ni se habla. Y nuevos personajes de los que nadie hablaba antes pasan a tener un mayor protagonismo. Hoy salimos a aplaudir por la ventana a nuestros sanitarios, y prestamos mucha atención a las noticias que nos hablan de los avances en la investigación sobre posibles tratamientos y vacunas. Creo que nuestra sociedad había olvidado qué era lo verdaderamente importante y en qué debemos centrar nuestros recursos.

Me gustaría señalar la gran labor vocacional de nuestro sanitarios, tanto de la sanidad pública como privada, que se están dejando literalmente la piel para salvar vidas con unas condiciones y medios que sacarían los colores a la mayoría de nuestros dirigentes. Quisieron hacernos creer que había dos tipos de sanidad, una pública y otra privada, pero en los momentos adversos se ve que los profesionales cooperamos y colaboramos en una única dirección sin importarnos los ideales políticos. 

Creo que esta situación servirá para replanteárnoslo todo y  que cuando pase deberían tomarse medidas para que los errores que se están cometiendo no vuelvan a producirse nunca más.

Fallece José Manuel Pérez Vázquez, socio fundador de Asomega

José Manuel Pérez Vázquez se licenció en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y obtuvo también en este centro su doctorado en Medicina y Cirugía con la calificación de sobresaliente Cum Laude por unanimidad y Premio Extraordinario.

José Manuel Pérez Vázquez

José Manuel Pérez Vázquez en la Casa de Galicia de Madrid durante la celebración del XXV Aniversario de Asomega en mayo de 2019.

Especialista en Medicina Nuclear, Radioterapia Oncológica y Oncología Clínica, ha sido profesor Jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y de la Universidad Complutense.

Entre otros cargos, en su dilatada trayectoria ha ocupado la dirección científica del Centro de Investigaciones Nucleares Clínicas Asociadas. Ha sido académico de Número de la Real Academia Médico-Quirúrgica Española, de la que llegó a ser vicepresidente primero, así como miembro del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad.

Socio fundador de Asomega, ocupó la vicepresidencia primera de la asociación desde sus inicios hasta 2004, aunque su galleguismo se mostró en otros ámbitos: fue cofrade da Enxebre Orde Da Vieira, que le otorgó la distinción de Madrigallego de Oro al Mérito de la Medicina del año 2000. Por otra parte, fue Premio Nacional de Medicina en 1998.

Un entrañable recuerdo

La Junta Directiva de Asomega ha manifestado su pesar por la triste noticia. Su presidente, Julio Ancochea, ha recordado el importante legado que deja el doctor Pérez Vázquez: “Junto al doctor Charro, actual presidente de honor, fue uno de los promotores de esta entidad y responsable de impulsar los valores de humanismo, defensa de la ciencia y amor por Galicia que sirven de motor a Asomega”.

La asociación no sería lo que es hoy “si personas como Pérez Vázquez no hubieran apostado por una iniciativa que, en firme reflejo de su propia personalidad, apostaron por aunar las mejores cualidades humanas y profesionales en proyectos constructivos, aglutinadores y emotivos, como es la misma Asomega”.

Para Ancochea se trata de la pérdida de un referente fundamental para la asociación, cuyo recuerdo debe servir siempre de ejemplo a cuantas iniciativas se proponga.

Julio Ancochea y José Manuel Pérez Vázquez

El presidente de Asomega, Julio Ancochea, con José Manuel Pérez Vázquez tras la conferencia del dr. García Sánchez “La Oftalmología y el Arte“, celebrada en enero de 2018 dentro del ciclo “Medicina y Humanidades” de Asomega.

Recuerdo de otros socios fundadores

Precisamente el doctor Aniceto Charro ha mostrado también su conmoción por la noticia: “Es demasiado duro para mí recordar a José Manuel Pérez Vázquez en estos tristes momentos. Fue uno de los creadores de Asomega y desde un principio sólo tuvo en la cabeza conseguír que la asociación creciese y se desarrollase, como ha sido así”, ha señalado.

Charro considera que “los éxitos de Asomega son suyos por su cariño y dedicación y siempre lo recordaremos como nuestro vicepresidente primero y en deuda permanente con él por todo lo que nos dio. Descanse en paz”.

Otro miembro fundador de Asomega y persona muy cercana a Pérez Vázquez fue Eduardo López Bran, para quien “José Manuel ha sido uno de los principales  iniciadores y firme impulsor de Asomega, a la que dedicó mucho tiempo y en la que puso mucha pasión hasta el final de sus días”.

Lo recuerda como persona “de extraordinaria vitalidad, carácter alegre, amable y siempre accesible, que ha estado acompañado de Elena, en todos los momentos importantes de Asomega”.

Resalta, además, sus cualidades como “gran amigo, excelente profesional, siempre quedará en mí  el recuerdo de sus acertadas aportaciones en aquella cena a tres, convocados por “Tito” Charro, hace ya casi 30 años, en la que se pusieron las primeras piedras de la gran obra que hoy es Asomega. Descanse en paz”, concluye.

También Miguel Carrero, presidente de PSN, ha expresado su pésame por la muerte del dr. Pérez Vázquez en un mensaje enviado a Aegama (Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid), entidad de la que era vicepresidente: “Excelente profesional, persona de gran talla, excelente y leal amigo que nos deja un espacio imposible de ocupar. Solo su magnífico recuerdo puede aliviar el vacío de su fatídica marcha. Nos unimos en el dolor todos los que hemos tenido el privilegio de disfrutarlo y la dicha de compartirlo y arropemos con cariño a su querida familia en estos brutales e inconsolables momentos”.

Asimismo José Ramón Ónega, delegado de la Xunta en Madrid y director de la Casa de Galicia, ha expresado que une su pesar al sentir de la comunidad gallega en la capital de España por la irreparable pérdida del “querido, admirado médico y amigo José Manuel Pérez Vázquez que tantas veces honró con su presencia esta Institución”.

Por su parte Miguel Santalices, presidente del Parlamento de Galicia, ha hecho llegar su pésame “a los familiares de D. José Manuel Pérez Vázquez, así como a todos los socios de Asomega. Un entrañable abrazo para todos”.