San Vicente de Paúl, de Lugo, y la investigadora Cristina Núñez, los otros Premios Nóvoa Santos

Pilar Rodríguez Ledo ya ha elegido el proyecto de investigación y la iniciativa de humanización destacados en este XXII Premio Nóvoa Santos

01/09/2021

La presente edición del Premio Nóvoa Santos que convoca Asomega con la colaboración de Roche presenta una novedad que distingue a este galardón de cualquier otro de similares características: el ganador —ganadora, en este caso— recibe el encargo de designar un proyecto de investigación y una iniciativa de humanización de la asistencia sanitaria.

De esta forma, la cuantía del premio, que en total asciende a 12.000 euros, se reparte entre la ganadora, a la que corresponde el 50%, y ambas iniciativas, que se llevan cada una un 25%. El proyecto de investigación se liga a Asomega Nova, mientras que el de humanización se vincula directamente con la iniciativa Asomega Axuda.

Pilar Rodríguez Ledo, flamante ganadora de la presente edición, ha decidido que en el palmarés del XXII Nóvoa Santos le acompañarán:

  • Cristina Núñez, responsable de investigación básica del Grupo de Investigación Oncológica Trasnacional en el Hospital Universitario Lucus Augusti. Su proyecto lleva por título “Nueva metodología nano-proteómica para el descubrimiento de biomarcadores en suero sanguíneo: diagnóstico precoz no invasivo y clasificación del cáncer de mama”.
  • El Centro San Vicente de Paúl, de Lugo, dedicado a la atención de pacientes con discapacidad intelectual gravemente afectados.

Nanotecnología contra el cáncer

El proyecto de investigación ganador lo lidera la química Cristina Núñez, responsable de investigación básica del Grupo de Investigación Oncológica Trasnacional en el Hospital Universitario Lucus Augusti (GIOT-HULA), Grupo Emergente del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS) desde el año 2018.

Según explica la propia investigadora, su línea principal es la nanoproteómica: “Consiste en la aplicación de la nanotecnología para la búsqueda de proteínas circulantes que actúen como biomarcadores para el diagnóstico y pronóstico de distintas patologías, así como para su aplicación como potenciales dianas terapéuticas”, afirma.

En concreto, el proyecto consiste en servirse de la nanoproteómica para el diagnóstico precoz del cáncer de mama “basándonos en que la presencia (identificación) y los niveles (cuantificación) de ciertas proteínas biomarcadoras en el suero sanguíneo permitirá diferenciar a las mujeres enfermas de las mujeres sanas (control)”.

Apoyo a la investigación

Cristina Núñez se declara sorprendida y profundamente agradecida a Pilar Rodríguez Ledo por la designación de su proyecto. Explica que, como responsable de Investigación e Innovación en el HULA, “la dra. Rodríguez Ledo evalúa la actividad que realizo como investigadora Miguel Servet ISCIII-SERGAS, realizado y validando los informes anuales que se emiten desde dicho centro al Instituto de Salud Carlos III”.

Señala su valía profesional, su implicación a todos los niveles y gran dedicación, aunque por encima de todo destaca sus cualidades personales: “Fue una de las primeras personas en recibirme en dicho centro con una amabilidad y cercanía difícil de olvidar. Desde el primer momento mostró su apoyo incondicional por la investigación y, sobre todo, por mí”.

Para Pilar Rodríguez Ledo, Cristina es una joven investigadora con “un gran proyecto que trasciende a su persona y será bueno para Lugo“. Añade que el laboratorio de nanoproteómica, en desarrollo en el Hospital Universitario Lucus Augusti, “será un elemento sustancial para que las futuras promociones profesionales puedan desarrollarse integrando la investigación y la docencia a su desempeño y futuro profesional”.

Considera que todo esto convierte el de Cristina Núñez en un proyecto de toda una provincia y de toda una Comunidad, “en un bien colectivo. Para lograrlo no basta con ser un buen investigador sino que es necesario ser un buen profesional y una mejor persona, y ella lo es”, afirma.

Hacer visible el trabajo con personas con discapacidad

La otra parte del premio se refiere al proyecto de humanización. Pilar Rodríguez Ledo ha elegido el Centro San Vicente de Paúl, dedicado a la atención de pacientes con discapacidad intelectual gravemente afectados, en el que trabajó entre 2006 y 2010 como parte del cupo que le correspondía atender en el Centro de Salud de Fingoi (Lugo). Según asegura ella misma, “nunca aprendí tanto, como médico y como persona, como desempeñando este trabajo”.

La ganadora explica que con esta nominación “me gustaría hacerlos visibles, poner encima de la mesa la gran labor que desarrollan y devolverles un poquito de lo mucho que he recibido de ellos”. Destaca especialmente la entrega “en cuerpo y alma” de sus cuidadores y directivos en el centro “para integrarlos en una sociedad como la actual, que busca la perfección y la inmediatez de resultados. Me parece digno de tener en consideración y de que todos sepamos que existen centros y personas así“.

Desde la dirección del centro explican que está en funcionamiento desde 1984. En la actualidad atiende a 72 usuarios adultos gravemente afectados con discapacidad intelectual y física. Su misión es “mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad fomentando el desarrollo integral de cada uno”.

La institución, de iniciativa católica, pertenece a las Hijas de la Caridad y su funcionamiento se basa en el apoyo de la propia Compañía, las aportaciones de los usuarios según sus ingresos y el respaldo de la Xunta. Sus 84 trabajadores forman un equipo multidisciplinar con área de gestión, psicólogos, pedagogo, trabajadora social, enfermeras, fisioterapeutas, educadores sociales, terapeutas ocupacionales, encargadas de taller, monitor de educación física, cuidadores, personal de limpieza y cocina, etc.

En el centro se recuerda el paso de la doctora Pilar Rodríguez quien “era incondicional: siempre que surgía algún problema médico estaba disponible a la hora que se la llamara. Era cercana, cariñosa con los usuarios, muy implicada y preocupada por su bienestar. Además, participaba en los encuentros que el Centro tenía con las familias y con el personal”.

Su directora, sor Guadalupe de la Cruz, será la encargada de representar al centro y recoger el la distinción del Premio Nóvoa Santos.