José Carro analizará en el Encontro el desarrollo histórico de la medicina gallega

José Carro, presidente de la Real Academia de la Medicina y Cirugía de Galicia, abrirá el I Encontro de Médicos Galegos de Asomega con una interesante conferencia que sin duda pondrá alto el listón del evento nada más empezar.

12/09/2019

Presidente de la Real Academia de la Medicina y Cirugía de Galicia, José Carro Otero es médico, antropólogo, profesor y académico de Galicia, además de uno de los mayores especialistas en el arte de Compostela.

Sus principales áreas de investigación son la anatomía, la antropología física y la historia de la medicina, materias sobre las que ha dirigido numerosas tesis doctorales. Ha publicado medio centenar de artículos especializados y más de 200 de temas médicos y paramédicos en periódicos y revistas.

El dr. Carro será el encargado de pronunciar la conferencia inaugural del I Encontro Mundial de Médicos Galegos, titulada “Aportaciones singulares, desde Europa, a la Medicina ejercida en Galicia en el decurso de los siglos“. En esta entrevista da algunas pinceladas sobre su disertación.

Usted asume el compromiso de pronunciar la conferencia inaugural del Encontro, que versará sobre “Aportaciones singulares, desde Europa, a la Medicina ejercida en Galicia en el decurso de los siglos”. Históricamente, ¿ha habido una forma muy diferenciada de ejercer esta disciplina en Galicia, qué condicionantes han hecho diferente a nuestra tierra en este ámbito?
La medicina ejercida en Compostela tiene, como una de sus características, su precocidad en el tiempo, ya que consta que estaba operativa desde el primer tercio del siglo IX, al servicio de la imperativa necesidad de atender no sólo a los aborígenes también a los peregrinos que de forma rápidamente creciente llegaban desde distintas procedencias europeas y aquí incluimos a gentes venidas desde diversas islas atlánticas.

Los dirigentes de la ciudad-santuario, fundamentalmente sus obispos y clero, decidieron y financiaron en cada momento la elección de hospitales con diversos perfiles para enfrentar a las diversas patologías que se observaban. Un alto nivel de dicha asistencia se alcanzó ya a principios del siglo XII.

¿Qué contribución se puede atribuir al Camino de Santiago en la entrada y difusión en Galicia de esas “aportaciones singulares” a las que se refiere en el título de su conferencia?
El camino de Santiago fue el único vínculo pan-europeo para todo ese continente que, desde la duodécima centuria, traía ya peregrinos a Compostela desde sus extremos oriental, norte y sur.

Tal circunstancia determinó que el 23 de octubre de 1987 se valorase esa conexión histórico-geográfica para que el “Consejo de Europa”, cuyo Secretario General era entonces D. Marcelino Oreja Aguirre, lo designase como “Primer Itinerario Cultural Europeo”.

A lo que habría que añadir también su carácter de “Itinerario espiritual” ya que la esencia de la peregrinación es el viaje a un importantísimo santuario, en este caso el de Compostela, para venerar las reliquias mortales del Santiago el Mayor, Apóstol de Cristo, segundo en el orden apostólico, después de Pedro, hermano de Juan, ambos primos carnales de Cristo y el primero de los Apóstoles que dio su vida por la nueva fe.

¿De dónde le han venido tradicionalmente las mayores influencias a la medicina gallega, qué zonas o culturas han tenido mayor peso?
Las influencias médicas sobre Galicia vienen, como se deduce de lo antedicho, de toda Europa, con mayor intensidad de los países más próximos a Compostela, es decir, desde Europa Occidental. Piénsese, por ejemplo que ya en 1118 el Obispo D. Diego Gelmírez había hecho venir desde la ciudad de Salerno, en la bahía de Nápoles, donde a la sazón existía la mejor “Escuela Médica” de la época, a uno de sus más reputados profesores: Roberto, del que sabemos ejerció su ciencia y la enseñó en el llamado “Hospital de Santiago Alfeo”, el más importante de los que tenía la ciudad.

La tasa de longevidad en Galicia es de las más altas de España y, por extensión, del mundo. ¿Qué razones explican semejante desarrollo? ¿Qué hace a Galicia diferente desde este punto de vista?
La alta tasa de longevidad que disfruta Galicia en unos niveles cronológicos muy parecidos al de los pobladores de la vecina región castellano-leonesa, se justifica por la conjunción de varios factores, entre los cuales y sobre todo la excelencia de los alimentos en ella disponibles, tanto de procedencia terrestre (vegetales y animales vegetarianos) lo que sería una dieta mediterránea, con -y principalmente para Galicia- la excelente dieta atlántica que proveen sus peces, moluscos y crustáceos, etc., cuya vida se desarrolla en aguas marítimas mínimamente polucionadas, a las que afluyen ríos que le aportan una menor salinidad y buenas cantidades de plancton.

Su sabor y textura son exquisitos y de altas propiedades nutricionales. En este momento es muy alto el número de personas centenarias, dominando el componente femenino y la mayor edad alcanzada en una señora es de 111 años, viva en la actualidad.

Como bien sabe, Asomega homenajeó recientemente al Padre Feijóo y una de las actividades más relevantes de la entidad es la concesión del Premio Nóvoa Santos. ¿Qué otras figuras históricas de la medicina y la ciencia gallegas cree que deberían ser reivindicadas?
Como un personaje médico-gallego a incorporar en futuras candidaturas de los Premios que concede Asomega nadie mejor que D. José Varela de Montes, el cual fue en su época, segunda mitad del siglo XIX, el prototipo de médico ejerciente y profesor, ya que ejerció con la aclamación general ambas actividades tanto en el Gran Hospital Real como en la Facultad de Medicina ambas instituciones radicadas en la urbe Compostelana. Era natural de Galicia y, como anécdota añadiremos que fue el que atendió el nacimiento de la insigne poetisa Dª. Rosalía de Castro.

Dr. José Carro, como presidente de la Academia Galega de Medicina, ¿cómo valora la celebración por primera vez de este Encontro de Médicos Galegos?
Si Asomega surgió como “Asociación de Médicos Gallegos” entiéndase ejercientes en la ciudad de Madrid, no parece inconveniente que haya tenido la iniciativa, circunstancialmente, en la ocasión de este Congreso de alargar su convocatoria a colegas médicos que radican en otras partes del mundo. Lo que puede interpretarse como algo que permiten las facilidades de transmisión de noticias y cómodos viajes.