Artículo del presidente de honor de Asomega en memoria del doctor Tojo Sierra

El doctor Aniceto Charro recuerda en este emocionado artículo la figura de su gran amigo, recientemente desaparecido. DEP

19/09/2021

El Correo Gallego ha publicado un artículo en el que el presidente de honor de Asomega, el doctor Aniceto Charro, recuerda la figura de Rafael Tojo Sierra, recientemente desaparecido. En su escrito rememora la larga amistad que les unía, que comenzó en las aulas de la Facultad de Medicina de Santiago pero que luego se mantuvo con el paso de los años a pesar de la distancia física. 

Artículo del dr. Charro en El Correo Gallego sobre el profesor Tojo Sierra

Haga clic sobre la imagen para verla en grande en ventana aparte.

Por su interés, reproducimos íntegramente el artículo:

«CON UNA PROFUNDA TRISTEZA, me he enterado a través de su hija de la muerte de Rafael Tojo, Catedrático de Medicina y Académico de Galicia y compañero y amigo mío entrañable.

Rafael y yo fuimos grandes amigos desde que empezamos a estudiar Medicina en la Facultad de Santiago, con 17 años. Compartimos ilusiones, amistad y un gran amor por la medicina y por Galicia. Era aquel un Santiago aislado después de la guerra, todavía con algo del espíritu de la Casa de los Troya. Para nosotros era sublime y nuestra ilusión siempre fue formarnos bien, ser buenos médicos y apoyar a Galicia. Rafa siempre fue una persona muy inteligente, liberal en lo profundo de su ser y donde Galicia ocupaba lo más significado de sus emociones. Recuerdo que en la Facultad generamos un grupo llamado La Centrípeta, que se dedicaba a hacer los apuntes de las clases, porque escaseaban los libros, y después los repartíamos entre los compañeros. Nunca olvidaré nuestro viaje fin de curso por Francia y Suiza, que para nosotros significó un encuentro con aquella Europa que tanto soñábamos conocer y que tuvo tanto impacto en nuestras vidas. Recuerdo al profesor Rivera Pomar tocando la gaita en los pueblos en que parábamos y cantando canciones gallegas con nosotros. Y de su viaje a Milán, de donde vino impresionado por el bien hacer de los italianos en la pediatría. Luego nos separamos al acabar la carrera, durante mi deambular por el mundo especializándome en Endocrinología y Nutrición, mientras él permaneció en Santiago, trabajando en el Hospital con el Profesor Peña Gaitán, su maestro.

Nos volvimos a ver en Santiago a mi vuelta de los EEUU de América, teníamos los dos 31 años, y ya me sorprendió su afán de generar una Unidad de Estudio sobre Crecimiento y Desarrollo de los niños y adolescentes gallegos, con unos trabajos científicos de primer nivel, publicados en las mejores revistas de la especialidad, que luego se convirtió en una referencia en España y con importante relieve a nivel internacional y que hoy en día sigue vigente y a gran nivel con la dirección de su colaboradora Rosaura Leis en el Hospital Universitario.

Desde entonces empezamos a vernos con frecuencia en Santiago y en Madrid y posteriormente también en Bayona, donde surgió la idea de estudiar en profundidad la alimentación de Galicia y el Norte de Portugal, y en donde organizamos cinco Simposios y un Congreso Internacional de enorme repercusión nacional e internacional y generamos las bases científicas y clínicas de lo que luego se ha llamado la Dieta Atlántica. Posteriormente, la Universidad de Santiago, cuyo rector era entonces Senén Barro, creó la Fundación Dieta Atlántica, de la cual el Profesor Tojo y yo mismo éramos actualmente Patrones de Honor, y que en la actualidad está desarrollando una labor de una categoría científica y reconocimiento de su valor clínico nutricional de gran transcendencia y relevancia, en base a la categoría profesional de sus miembros.

El Profesor Tojo siempre enfocó su trabajo hacia Galicia y en este caso a los problemas de desarrollo ponderal y crecimiento de la juventud gallega fueron su campo de trabajo. La Asociación de Médicos Gallegos (ASOMEGA) le premió con el Novoa Santos, galardón que se da a los mejores médicos de Galicia y médicos gallegos del mundo. Pero es que además siempre se sintió muy unido con nosotros y nos ayudó en su desarrollo.

Su triste pérdida es muy dura para los que hemos sido sus compañeros y amigos de toda la vida. Su amor a Galicia y su fecundidad científica siempre orientada hacia ella, perdurará como algo ejemplar en todos nosotros.»

ANICETO CHARRO
Presidente de Honor de la Asociación de Médicos Gallegos (Asomega)