«Digo a mis alumnos que conjuguen la 1º persona del plural. Aprovecho para decírselo a los políticos»

Julio Ancochea, presidente de Asomega, ha reivindicado en una jornada sobre el impacto de la Covid-19 en las personas con discapacidad el papel de los afectos, la humanidad y la cercanía en la relación con el paciente

23/04/2021

Las personas con discapacidad deben ser tenidas en cuenta en la nueva fase de vacunación. Esta ha sido una de las principales conclusiones de la jornada ‘El impacto de la Covid-19 en las personas con discapacidad’ organizada por Ilunion con la colaboración de GSK

En ella ha participado el presidente de Asomega, Julio Ancochea, en una intervención calificada de brillante por Sanifax, que añade que ha sido «probablemente una de las mejores que ha hecho en pandemia».

La jornada tuvo lugar el 22 de abril

En la mesa también han participado Luis Cayo, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad; Rosa Romero, presidenta de la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados; José Rodríguez, médico especialista del Colectivo Grupo Social ONCE; y Carina Escobar, presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes.

Ancochea: nosotros, trabajo en equipo, humanización

En su intervención, Julio Ancoechea ha afirmado que «la pandemia está poniendo en prueba a nuestra sociedad y a nosotros mismos. Es el reto más importante al que nos hemos enfrentado nunca y ha requerido respuestas inmediatas ante situaciones nuevas de gran complejidad».

La forma en que se ha dado respuesta a estos nuevos desafíos ha tenido, necesariamente, que vestirse de humanidad: «Fue emocionante el trabajo en equipo en mi hospital. Siempre digo a mis alumnos de Medicina que conjuguen la primera persona del plural. Aprovecho para decírselo también a los políticos».

Según Julio Ancochea, «nosotros somos mucho mejores que tú o que yo. Y reivindicamos los valores de la dimensión humana de la Medicina, valores que alcanzaron su máxima plenitud en las personas más vulnerables y que debe multiplicarse hasta el infinito en personas con discapacidad».

El presidente de Asomega asegura que la soledad ha sido dramática, «sobre todo para los mayores y discapacitados en nuestros hospitales, que estaban en esta situación tan límite». En tan dramáticas circunstancias reivindica Ancochea la importancia de acercarse al paciente, cogerle la mano, mirarle a los ojos: «El afecto, el amor, la amistad no eliminan la soledad pero pueden hacerla soportable. Podemos vivir la soledad fecundamente con los demás».