Inmaculada Ramos: «Asomega es sentirse médico y gallego»

La vicepresidenta de Asomega, Inmaculada Ramos, habla sobre los proyectos en marcha de la asociación y de la ilusión con que se está preparando el II Encontro Mundial de Médicos Galegos

01/06/2021

La vicepresidenta de Asomega y directora del distrito sanitario de Monforte, Inmaculada Ramos, ha hablado sobre gestión de la sanidad, colaboración público-privada, el papel de la Atención Primaria, la pandemia… y, por supuesto, sobre Asomega a lo largo de la entrevista que le ha hecho Alipio Gutiérrez en el programa Fórmula Salud de Onda Madrid.

Inmaculada Ramos

Inmaculada Ramos en el estudio de Onda Madrid donde se hace el programa «Fórmula Salud» de Alipio Gutiérrez.

En el bloque de la entrevista dedicada a Asomega, Ramos ha secundado la definición que hace el presidente, Julio Ancochea, cuando habla de la entidad como «un sentimiento«. En su opinión, Asomega «es sentirte gallego y médico». Reivindica que «tenemos otra manera de entender las cosas, nuestras morriñas, nuestros recelos a veces y eso es bueno mostrarlo y decir que tenemos un rasgo diferencial», afirma.

El mejor ejemplo de ello se vivió en el I Encontro Mundial de Médicos Galegos celebrado en 2019 en Santiago de Compostela. Según la vicepresidenta, su gran éxito radicó en su carácter multidisciplinar, en un momento en el que lo que abundan son los foros altamente especializados. Aunque habría tocado celebrar la segunda edición este año, la pandemia ha obligado a retrasarlo hasta 2022, aprovechando que sigue siendo Año Xacobeo, «a ver si estamos todos vacunados y podamos juntarnos en mayor número de lo que se puede hacer ahora».

El gran presente y futuro de Asomega Muller («un espacio de reconocimiento público y para crear una red de mujeres profesionales») y Asomega Nova («está dando la mayor participación en este momento») han sido otros asuntos sobre la asociación tratados en la entrevista. 

El gran objetivo de la vacunación

Respecto a la gestión hecha hasta ahora de la pandemia, Ramos ha sido clara: duda de que inicialmente se pudiera haber hecho otra cosa. «El sistema sanitario español respondió por encima de su capacidad» y ahora estamos en otro momento en el que lo que toca es gestionar bien los recursos para garantizar una vacunación completa y lo más rápida posible: «El reto ahora es conseguir la máxima inmunización de toda la población», asevera.

Además, explica que si no hay una vacunación generalizada «vamos a seguir teniendo problemas sobre todo porque se trata de un agente biológico que hace mutaciones y no sabemos la cobertura que las actuales vacunas darán a una futura mutación». Por eso resulta imprescindible la generalización de las vacunas.

Público – privada y hospital líquido

Preguntada sobre el límite entre la sanidad pública y la privada, Inmaculada Ramos considera que, a la hora de organizarse, todo servicio sanitario «se debe gestionar con la eficiencia que requieren todos los proyectos empresariales».

Además, los límites no están claramente definidos porque hoy día cada vez es mayor «la intervención de entidades privadas que dan soporte a la atención sanitaria pública. Muchos servicios no podrían llevarlos de manera propia el sistema sanitario», explica. Considera que se puede debatir si lo público ha de poner más recursos, pero hay que aceptar que no se puede asumir todo el coste desde lo público.

Otro tema central de la entrevista ha sido la necesaria adaptación de los sistemas públicos de sanidad al envejecimiento de la población. En este sentido, explica que los hospitales tienden a una atención cada vez más ambulatoria, «en la que no sea el ingreso la principal producción hospitalaria. Las dolencias crónicas han de tener una coordinación entre las distintas disciplinas que atienden al paciente y eso es una gran labor que nos queda por hacer», señala.

Se trata, en definitiva, del concepto de los «hospitales líquidos«, con capacidad de adaptación a nuevas circunstancias. En ello resulta decisivo, según Ramos, el auge de las nuevas tecnologías porque «en ciertas patologías un seguimiento no presencial es más que suficiente». Eso sí, advierte: «Hemos de ser capaces de que no se nos escapen casos que sí requieran exploración», aunque cuenta con que se incorporarán más tecnologías que ayudarán a afinar estos procesos.