José Carro: el humanismo, la bonhomía y el conocimiento de “A fonte limpa”

Aniceto Charro, presidente de honor de Asomega, y Miguel Carrero, presidente de PSN, rememoran en sendos artículos la irrepetible figura de José Carro Otero, tan cercano y querido a nivel personal como respetado intelectualmente

28/04/2021

La dolorosa noticia del fallecimiento de José Carro Otero llegó el pasado 23 de abril y quienes lo conocieron y trataron aún no la han terminado de asimilar. En Asomega el impacto ha sido intenso, y dos insignes representantes de la entidad lo han reflejado de manera emocionante y muy sentida a través de escritos difundidos en prensa.

Se trata del presidente de honor, Aniceto Charro Salgado, y de Miguel Carrero, presidente de Previsión Sanitaria Nacional. A ambos les unía una larguísima y honda amistad con el profesor Carro, y ambos lo relacionan con la histórica escuela médica compostelana “A fonte limpa”, que fue objeto de intenso estudio por su parte y cuyos valores de conocimiento y humanismo encajaban como un guante con su personalidad.

Por su interés, reproducimos los dos artículos:
 

· SABIDURÍA HUMANA Y CIENTÍFICA, por Aniceto Charro Salgado
· MAESTRO EN HUMANISMO Y HUMANIDAD, por Miguel Carrero

 


SABIDURÍA HUMANA Y CIENTÍFICA

Hoy es un día muy triste para Asomega. Ha fallecido el Profesor José Carro Otero, Presidente de la Academia de Medicina de Galicia y gran amigo de Asomega.

Conocí a Pepe Carro hace ya más de 60 años en Santiago, donde ambos nacimos y estudiamos en su Facultad de Medicina, compartiendo a un gran maestro, Ángel Jorge Etcheverry, catedrático de Anatomía y que fue Decano y Rector de su Universidad.

Siempre recordaré nuestros paseos por el parque de la Herradura, donde no era difícil encontrarse a las sonrientes Marías.

Ya en aquella época, Pepe era realmente una enciclopedia y un ilustrado; fuera el que fuera el tema que comentábamos, sus conocimientos eran realmente soberbios. Allí nació una profunda amistad que ha durado hasta el último día. Además, siendo yo alumno interno de anatomía, siempre encontraba en él, también interno de anatomía, todo el apoyo para que mis disecciones anatómicas mejorasen, pues él tenía una envidiable técnica anatómica, bastante mejor que la mía y una predisposición a la enseñanza práctica con los estudiantes de Medicina.

Nuestras vidas se separaron durante mucho tiempo, países y especialidades distintas, periodo en el que José Carro logró un reconocimiento universal, especialmente Portugal e Iberoamérica, por sus conocimientos históricos sobre el Año Santo y catedral compostelana, de Galicia y su historia, y de la medicina gallega en particular, antropología y arqueología, asociado a una singular bonhomía que le hizo recibir multitud de premios y distinciones y ser asesor de importantes figuras políticas.

Volvimos a coincidir en Madrid hace ya casi 30 años, siendo yo entonces Presidente de Asomega y nuestra vieja amistad volvió a cristalizar.

Desde entonces su cariño, reconocimiento y total apoyo a Asomega, en la cual creía firmemente, ha sido permanente y total. Su apoyo sirvió para que varios miembros de Asomega se incorporasen a la Academia: Aniceto Charro, F. García Fernández, F. Ruza, Miguel Carrero, siendo muchos de nosotros invitados a dar conferencias en la Academia.

De una forma recíproca, José Carro fue invitado a dar conferencias en la Casa de Galicia de Madrid, en cursos y simposios de Asomega y hace algunos años el Premio Novoa Santos de Asomega fue concedido a la Academia de Medicina de Galicia, por su emblemática labor por el desarrollo y reconocimiento de la medicina gallega y que él tan sabiamente supo dirigir y ya ahora en su segundo mandato; últimamente fue elegido para pronunciar la Conferencia Inaugural del Primer Encontro Mundial de Médicos Galegos celebrado en Santiago de Compostela en septiembre de 2019 “Aportaciones singulares desde Europa a la Medicina de Galicia en el decurso de los siglos”, que como siempre, nos emocionó a todos por su profundidad y conocimiento de la medicina gallega y su especial cariño a sus profesionales a lo largo de la historia.

Decía el Profesor José Carro en su conferencia: “Quienes se forman en la Facultad de Medicina de Santiago son buenas personas, eficaces en el diagnóstico y tratamiento, y tratan a tenor de ese diagnóstico, es decir, correctamente. La cosa funciona por tanto, pero podemos añadir algo más: la sombra de la ciudad, la medicina que se ha hecho y se hace aquí vive a la sombra de un santuario. Y eso es más cierto porque el Hospital Real, que funciona entre 1500 y 1954, está a la sombra de la Catedral”.

Su presencia fue primordial recientemente en el Homenaje de Asomega al Padre Benedictino Benito Jerónimo Feijoo en el Pazo de Casdemiro (Santa María de Melias, Ourense) donde hizo una semblanza humana y científica inolvidable.

En estos últimos días y con motivo de la creación del Premio al “Humanismo médico” por Previsión Sanitaria Nacional y su Presidente Miguel Carrero, y en colaboración con Asomega y su Presidente Julio Ancochea, y en el cual yo también formo parte de su organización y difusión, decidimos contar con el Profesor Carro, para que nos ayudase y también valorase lo que la medicina gallega, y en el aspecto más humanista, viene haciendo desde el siglo XV, el inicio del Camino de Santiago y la creación del Hospital Real, planeando escribir y divulgar diversos artículos sobre todo ello, y también sobre la admirable generación médica de Santiago de Compostela, de comienzos del Siglo XX, que fueron reconocidos como a “FONTE LIMPA” por su especial calidad profesional asociada siempre a un singular humanismo y atención al paciente.

Precisamente este premio llevará el nombre de “FONTE LIMPA”, en recuerdo de toda aquella única generación de médicos humanistas y que todavía pervive en el espíritu de la medicina compostelana y gallega, y donde Asomega pretende reflejarse con la especial dedicación de Miguel Carrero y Julio Ancochea.

Con gran pesar, nuestro sueño ya no podrá contar con José Carro. Intentaremos desarrollarlo sin él, pero en nuestros corazones permanecerá siempre su imagen y el recuerdo de un gallego ejemplar, reconocido en todo el mundo, como maestro y médico de excelencia, digno de pertenecer a FONTE LIMPA, amigo eterno de Asomega, y a quien nunca olvidaremos.

ANICETO CHARRO SALGADO
PRESIDENTE DE HONOR DE ASOMEGA

 
Volver arriba 

 

 


MAESTRO EN HUMANISMO Y HUMANIDAD

D. Jose, como coloquialmente iniciaba o despedía uno de nuestros frecuentes encuentros, te has ido, simplemente te has marchado con naturalidad como una continuidad más de un quehacer habitual, como un hasta luego. Así es, hasta pronto Pepe.

En la inmensa suerte que me ha acompañado en la vida, conocer y disfrutar de Jose Carro, es y ha sido todo un emotivo, imborrable y singular privilegio. Eterno, cariñoso y fiel amigo, maestro en humanismo y humanidad, generosidad personificada, solidario en el saber y el hacer, entusiasta sin limites en todas las facetas de la vida, vida que vivió y trasmitió con alegría y sana intensidad.

Como compostelano y contemporáneo fue lo más natural conocer a Pepito Carro, compartir juegos, aventuras, inquietudes y las habituales e inocentes trastadas en la década de los 50 del 1900. Compartir aulas en Peleteiro, en la Facultad de Medicina. Compartir una profunda y sincera amistad, actividades profesionales de múltiples facetas, sueños, proyectos y diversos anhelos o, simplemente, un rato de charla, fue una gratificante y permanente constante.

Pepe paso de Pepito a D. Jose siendo siempre el mismo. Pepito, Pepe, no sé si alguna vez fue Jose o si ya paso a ser D. Jose y, por supuesto, Doctor, Profesor, Ilustrísimo y Excelentísimo. Cubrió todas las etapas de la vida con intensidad a la vez que con solemnidad como a él le gustaba hacerlo todo. Siempre referencia y con natural liderazgo como recordaba Xose Luis Bernal al frente del ejercito del Toral. Pepito mostraba ya lo que serían sus más fuertes pasiones, La Historia, nadie como él contando “historias”, posiblemente inducido de las fuentes de la ciencia y de la biblioteca de su tío el Canónigo e Historiador D. Jesus Carro, y la Anatomía, esta última era la razón de aquellas escapadas a cazar ranas o “arneirones”, (grandes lagartos), a lazo en el Bosque de La Condesa, con los que practicábamos los inicios de la técnica de disección emulando a Herófilo y a Galeno. Anatomía humana  Antropología Anatómica, Historia de la Medicina, Historia de Compostela, de las Peregrinaciones, de La Catedral, Historia del Arte …, Ciencias a las que dedico con pasión toda su vida, siempre con la fuerza y la ilusión de un comienzo. Siempre disponible, emprendedor, colaborador, participante, maestro, entregado, generoso, desconocía el vocablo no. Momentos especiales hemos compartido en la Fundación Ad Qualitatem, en  Previsión Sanitaria, en ASOMEGA, en la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia… Te necesitábamos en el Premio  “A fonte Limpa” de ASOMEGA en recuerdo de La Escuela Medica Compostelana que tu tanto has estudiado y difundido. Hace apenas 15 días me enviabas tu articulo sobre el Coco y la Coca bailando en el Altar Mayor ante el Apóstol, publicado en nuestro querido Correo Gallego.

Su aportación a las ciencias y a las artes, no se quedó solo en eso. Dio impulso y vida a todo aquello que hizo y emprendió, dio vida al pasado, a nuestro tiempo y nos hizo participes del conocimiento y del amor por nuestro mundo de ayer y de hoy. Toda su actividad fue una constatación de la sentencia de Cicerón: Conocer el pasado, para entender el presente y preparar el futuro. “La historia es el testigo de los tiempos, la luz de la verdad, la vida de la memoria, la maestra de la vida, …”.

Gracias Pepe.

MIGUEL CARRERO
PRESIDENTE DE PREVISIÓN SANITARIA NACIONAL Y SOCIO DE ASOMEGA

Volver arriba