“La exigencia nos ayuda y eso es importante en nuestra formación”

De Barco de Valdeorras a China, pasando por Ceuta y acabando, de momento, en Madrid. Conocemos un poco más a fondo a la más reciente incorporación de Asomega Nova, Jie Chen Bao

08/04/2021

Jie Chen Bao nació en O Barco de Valdeorras, de muy pequeña se fue a vivir con sus abuelos a China y luego volvió a España con sus padres, que se habían trasladado a Ceuta. Aunque su experiencia con su tierra natal es reducida, Jie dice sentirse “orgullosa de ser gallega”. De hecho, no descarta hacer allí la residencia.

Como flamante incorporación a Asomega Nova, nadie ejemplifica mejor que ella lo que dicen los estatutos de Asomega respecto a quién puede pertenecer a la asociación:  “los médicos de origen gallego, de educación médica universitaria gallega y/o sensibilidad especial con Galicia”. En su caso, aunque solo por nacimiento ya tendría credenciales suficientes, la “sensibilidad especial” hacia su tierra de origen resulta más que evidente. 

Jie Chen Bao.

 

Tienes origen chino, naciste en Barco de Valdeorras y, aunque ahora estás en Madrid estudiando, tu domicilio habitual se encuentra en Ceuta. ¿Puedes explicarnos, de forma resumida, tu trayectoria?
Así es, nací en O Barco de Valdeorras, aunque a los pocos meses de nacer me llevaron a China con mis abuelos. El motivo fue que mis padres estaban bastante ocupados en el trabajo y, por otra parte, querían que aprendiese la cultura y el idioma chino. Estuve viviendo con mis abuelos hasta los 6 años, cuando me trajeron de vuelta a España. En ese entonces mis padres ya se encontraban en Ceuta. Recuerdo que el cambio fue muy drástico, y fue duro el tener que despedirme de mis abuelos y aceptar que tenía que comenzar una nueva vida en un lugar donde no conocía a nadie, se hablaba otro idioma y con otras costumbres. Pero conseguí adaptarme rápidamente, sintiéndome muy acogida en el nuevo colegio. Después de realizar la selectividad, tenía bastante claro que quería venirme a Madrid.

¿De qué parte de China procede tu familia? 
Mi familia es de la provincia de Zhejiang, que está en la región sudeste de China. Ahí es donde estuve viviendo con mis abuelos, en el distrito de Qingtian.

¿Mantienes contacto con alguna parte de la familia que siga allí?
Sí, con mis abuelos y mis tíos. La última vez que fui a visitarles fue hace dos años y espero poder volver pronto cuando la situación de la pandemia haya mejorado.

¿Qué relación tienes con Galicia? ¿Conservas allí familia, amigos? ¿Sueles ir?
El año pasado fui a Vigo a visitar a una amiga de la universidad que vive ahí. Era la primera vez que iba a Galicia desde que me fui. También tengo tíos y primos que viven actualmente en Ourense.

Estás en sexto de Medicina. ¿Por qué escogiste esta carrera? ¿Qué ambiciones tienes?
Cuando era pequeña sentía la necesidad de cuidar de mis padres y abuelos, y veía la medicina como la mejor manera de hacerlo. Pero por otra parte tenía claro que mi verdadera pasión era el arte. Siempre he soñado con ser bailarina, de pequeña hice baile y gimnasia rítmica. Pero mientras uno crece te meten en la cabeza que inclinarse por la rama artística no es una opción con buen futuro, así que pensé que la arquitectura podía ser una buena alternativa, ya que es una combinación de la ciencia y las bellas artes, aunque finalmente tampoco generó convicción.

Durante la carrera tuve momentos de dudas y de indecisión, pero a día de hoy considero que la medicina me ha aportado muchos aspectos positivos. Pienso que me ha hecho ser mejor persona y he aprendido a dejar atrás algunos prejuicios, ya que me ha permitido darme cuenta de que no todos vivimos las cosas de la misma manera y que no llegas a comprender realmente a una persona hasta que consideras las cosas desde su punto de vista. Por ello ahora mismo soy feliz con el camino que he escogido y me esforzaré lo máximo posible para ser una buena médico, ya que pienso que la vocación también es algo que se puede ir trabajando poniendo empeño.

Jie Chen Bao con parte de su "Neumoequipazo" del Hospital de La Princesa de Madrid

Jie Chen Bao con parte de su “Neumoequipazo” del Hospital de La Princesa de Madrid.

 

¿Sabes ya por qué especialidad te vas a inclinar y dónde te gustaría hacerla?
Si es posible me gustaría hacer la especialidad de Anestesiología y Reanimación en el norte, por supuesto me haría mucha ilusión hacerlo en Galicia. Otra especialidad por la que me inclino es Neumología, y en ello ha influido mucho mi experiencia durante la rotación en el servicio de Neumología del Hospital de la Princesa, donde he recibido un un gran trato por parte de todo el personal y en especial del Dr. Zamora. También del Dr. Ancochea, que es quien me ha permitido conocer esta asociación y formar parte de ella.

¿Qué es lo que más te está llamando la atención de tu paso por la Facultad de Medicina para bien, y también para mal?
Una característica esencial de la Facultad de Medicina de la UAM ha sido la gran promoción de la investigación y el incentivo del interés del estudiante por este campo. En cuanto a los aspectos negativos, creo que lo más reseñable es la exigencia de esta universidad. Sin embargo de lo “malo” también se saca su lado positivo, y es que la exigencia nos ayuda y eso es algo muy importante en nuestra formación.

¿Qué especialidad, tratamiento, línea de investigación, etc., que no conocías antes de empezar la carrera te ha sorprendido más?
El tratamiento que más me ha sorprendido es la trombectomía mecánica. Pude presenciar cómo un paciente se recuperaba de una afasia secundaria a un episodio de ictus isquémico.

¿Te ves más tratando enfermos directamente o en labores de investigación (o en ambas)?
Me gustaría poder dedicarme a ambos aspectos de la medicina. En mi opinión, el tratar a enfermos es la parte más humana de esta profesión. Por otra parte, la investigación nos permite seguir formándonos y complementa lo anterior, de manera que nos ayuda a mejorar el cuidado de los pacientes.

¿Cómo está siendo tu experiencia en el Hospital de La Princesa?
Mi experiencia en el hospital está siendo muy buena, sobre todo este curso porque se nos ha permitido participar y aprender de manera más activa que otros años. Por otro lado, en los servicios por los que he rotado han sido muy atentos y cercanos conmigo. Ha sido un curso en el que he podido aprender de muchos procedimientos médicos y, sobre todo, de valores humanos.

El hecho de que tu formación como médico esté coincidiendo con la pandemia, ¿supone un problema a nivel educativo o, al contrario, puede ser hasta una “ventaja”?
El contexto actual de la pandemia ha supuesto la disminución del número de consultas y la cancelación de procedimientos quirúrgicos. Sin embargo, nuestros profesores hacen lo posible por que podamos aprender y asistir a todos los procedimientos posibles, a pesar del agotamiento consecuente a la situación provocada por la pandemia. Además pienso que, pese a las limitaciones que ha supuesto, realizar prácticas en las condiciones actuales nos posibilita adquirir experiencia para el futuro y es una circunstancia inevitable que puede tener lugar en cualquier momento de esta profesión.

Tu mezcla cultural es explosiva por la combinación de tu origen chino con tus vivencias en Galicia, Ceuta y ahora Madrid. Desde tu punto de vista, ¿qué es la galleguidade? ¿Distingues ese toque diferente del carácter gallego?
Recuerdo que desde pequeña mi madre me ha hablado con mucha frecuencia de una familia que conoció cuando vivía en Ourense. Ayudaron mucho a mis padres, que en aquel entonces llevaban viviendo muy poco tiempo en España, por lo que les tienen muchísimo cariño y se sienten muy agradecidos por la hospitalidad que les mostraron. Yo misma he podido percibir esa generosidad y amabilidad en otras personas gallegas que he conocido a lo largo de mi etapa universitaria. Por ello, a pesar de que no he crecido en Galicia, siempre pienso con afecto en el lugar donde nací y me siento muy orgullosa de ser gallega.

¿Qué le pediría Jie Chen Bao a una entidad como Asomega?
Fomentar el interés de los estudiantes de medicina por la investigación. Pienso que es un ámbito que nos permite abrir la mente y adoptar nuevas perspectivas.